Jorge Amor Ameal, presidente de Boca, habló en ESPN a horas de que el club visite a Platense en Vicente López por una nueva fecha de la Liga Profesional. Y apuntó a la Conmebol por la eliminación del “Xeneize” en la Copa Libertadores.

//Mirá también: Boca: la mala racha de visitante que buscará romper ante Platense

Consultado por su relación con Juan Román Riquelme, el pope “Xeneize” señaló que “hablo prácticamente todos los días” y acusó a los medios: “Ahora quieren dividir lo que pasa en Ezeiza de Brandsen 805″. Señaló que es el “máximo responsable” por lo sucedido en Brasil en el partido con Atlético Mineiro.

Habló largo y tendido sobre los distintos temas que rodean al club en el día a día. La polémica eliminación de la Copa Libertadores, Sebastián Villa, el despido de Miguel Ángel Russo y la partida de Carlos Tevez. También anunció que levantarán el césped de La Bombonera en diciembre para poder aprovechar el regreso del público.

Los incidentes con Atlético Mineiro en Brasil

Boca debería estar jugando semifinales”, disparó Ameal. Coincidiendo con Riquelme, señaló que “ganamos los dos partidos” y que eran “el equipo a sacar”. “Boca fue sacado adrede de la Copa Libertadores”, comentó el oriundo de Berazategui.

“Boca es una institución que está organizada, fue con sus jugadores, con sus médicos, si uno le busca el pelo al huevo, lo va a encontrar. La noche anterior en Brasil fue una cosa increíble, los petardos, hay otros equipos que no le hacen eso. El maltrato de los policías también está mal”.

Además, habló sobre lo que pasó el plantel al regreso, no pudiendo jugar los encuentros frente a Banfield y San Lorenzo: “Llegamos a la Argentina y estuvimos encarcelados en un hotel 10 días”.

“Los jugadores trabajan, no fueron de vacaciones, fueron a representar al país”, remarcó.

El despido de Miguel Ángel Russo

Ante la consulta sobre la partida de Miguel Ángel Russo, dijo que hablar despido “era muy fuerte”. “Se logró proteger a Miguel”, esbozó.

“Es un ser humano excepcional y tenemos una cena pendiente”, comentó el pope Xeneize. Sobre Sebastián Battaglia, repitió que le gustaría hacerle un “contrato eterno” porque es un “hijo de la institución”.

“Boca tiene que presentar un contrato para que Battaglia pueda dirigir”, señaló. Ante la consulta sobre si su continuidad estaba supeditada a los resultados, advirtió: “No me pidan futurología.”

También pidió paciencia para los que piden la titularidad de ciertos jugadores. “A Varela ya lo van a poner”, señaló. Dijo que a los jóvenes hay que “llevarlos de a poco y no tirarles tanta responsabilidad”.

También habló sobre la ampliación de La Bombonera: “Somos los únicos que presentamos un proyecto en la Legislatura para tener las condiciones de la cancha”. Sin embargo, admitió: “Tampoco vamos a hacer locuras para hacer el estadio”.

El caso Sebastián Villa

Sebastián Villa fue otro de los temas que tocó. Hoy el jugador se encuentra en Colombia y Ameal fue muy claro: “Villa es un problema jurídico”. Además, repitió una declaración que hizo semanas atrás: “El que no quiere jugar en Boca que no juegue”.

“Nadie podía pensar que Villa no jugaba en Boca”, comentó. También se refirió a la situación de Edwin Cardona, que no volvió de la Copa América directamente al club: “Nadie sabe por qué Cardona volvió a Colombia, es un problema de su intimidad”.

Cómo encontraron a Carlos Tevez cuando llegaron al club

Cuando llegamos, Tevez era un exjugador”, reveló Ameal. También explicó por qué hubo una crítica tan fuerte de parte de Jorge Bermudez y Raúl Cascini hacia el Apache: “Fueron campeones del mundo...exigen lo que fueron ellos”.

Además, recordó el momento del fallecimiento del padre de Tevez, en la previa del duelo frente a Newell’s, en febrero de este año: “Cuando Carlitos tuvo el problema que tuvo, el Consejo lo trajo a Buenos Aires”.

Señaló que el último ídolo del club “tiene las puertas abiertas” para volver cuando quiera y que “La Bombonera está a su disposición”.

Los rumores sobre su renuncia a la presidencia

Jorge Amor Ameal ganó las elecciones junto a Mario Pergolini y Juan Román Riquelme en diciembre de 2019. Sin embargo, lo acontecido en el último año y medio a veces hizo dudar sobre su continuidad como mandatario de la institución Xeneize.

“Yo no renuncio ni a la bolita”, disparó. “Hay momentos que te sentís mal pero jamás pensé en renunciar”. Además, habló de los rumores sobre el club que salen día a día: “Si hablamos por eso, trajimos 300 jugadores, todos los días hay uno distinto”.