Mario Baudry, el abogado que se presentó como particular damnificado en nombre de Dieguito Fernando, el hijo menor de Diego Maradona, denunció hoy que las condiciones en las que vivía el 10 en el country de Tigre no eran las adecuadas para su condición. El letrado, que además es la pareja de Verónica Ojeda, la ex de Diego, insistió en que hubo negligencias por parte de su entorno.

“La habitación donde estaba es muy simple, sin baño, chiquita, era un playroom. Se puso la cama y un baño químico. No tenía ni siquiera una chata para ir al baño. En la casa no había ningún elemento para atender a Diego en ninguna situación”, dijo Baudry.

Y agregó: “Eso era un playroom, no tenía baño privado; si Diego tuvo que pasar sus últimos días así me parece lamentable, Diego no se merecía vivir así. Si hubiera habido un médico clínico esto no pasaba”, sentenció.

El abogado Mario Baudry junto a Verónica Ojeda

Además, el abogado aclaró cuál fue el pedido de Verónica Ojeda: “Me dijo: ‘Mario, cuando mi hijo sea grande y me pregunte qué le paso a Diego quiero poder darle una respuesta: si hubo una muerte natural sin inconvenientes decirle ‘papá se murió de un ataque al corazón’. Pero si hubo una muerte natural por impericia médica tener a los culpables en la cárcel”.

Por último, aclaró que se está investigando si hubo abandono de persona. “Es muy importante el trabajo técnico. La casa no estaba en condiciones. Los responsables son lo que firmaron la salida de la clínica. Echarle la culpa a los hijos no es correcto”, concluyó.

Tanto Braudy como otro abogado, Rodolfo Baqué, quien representa a la enfermera Dahiana Gisela Madrid, quien cuidaba y es testigo en la causa por la muerte del exfutbolista, comentaron que el miércoles previo a su fallecimiento, Maradona tuvo una caída y se golpeó el lado derecho de la cabeza y nadie le hizo ningún control.