La mitad de las regiones de Italia ingresaron este lunes en estrictas cuarentenas en un intento de las autoridades por frenar el aumento de contagios de coronavirus, que en las últimas horas elevó las internaciones en hospitales.

Los casos volvieron a repuntar en el país a pesar de que el ministro de Salud, Roberto Speranza, afirmó que “cada dosis de vacuna inyectada es un paso en la dirección hacia una salida de crisis”. Es por esto que el pasado viernes, el Gobierno decretó que a partir de este lunes y hasta el 6 de abril las regiones con más de 250 contagios semanales por 100.000 habitantes serán reconfinadas.

Todos los niveles escolares -desde jardín de infantes hasta el universitario-, y las tiendas minoristas fueron cerradas este lunes en nueve regiones y la provincia autónoma de Trento, con restaurantes abiertos solo para llevar.

Gran parte de Italia volvió a una cuarentena estricta para evitar el avance del coronavirus.(EFE)

Las “zonas rojas” se impusieron a lo largo de la península, desde Lombardía en el Norte hasta Puglia en el Sur, con la región de Lazio y Roma en el medio, informó la cadena de noticias BBC. En el resto del país se decretó un bloqueo menor, de nivel “naranja”, mientras que la isla de Cerdeña permaneció “blanca” gracias a su capacidad para controlar nuevos grupos del virus rastreado hasta la variante británica.

El otoño pasado, el Ministerio de Salud desarrolló un estado escalonado de restricciones que clasifican a las regiones semanalmente en función de sus tasas de infección, la capacidad hospitalaria y otros sanitarios.

Gran parte de Italia volvió a una cuarentena estricta para evitar el avance del coronavirus.(EFE)

Hasta hace poco, solo unas pocas regiones estaban totalmente bloqueadas en el país. Pero los nuevos grupos de variantes de virus altamente contagiosos obligaron a las autoridades a imponer restricciones en más regiones, que pasaron a incorporarse a la lista de “zonas rojas”, a pesar del aumento de vacunaciones.

Italia, en una situación crítica por el coronavirus

Los datos oficiales de coronavirus en Italia dan cuenta de la crítica situación, con la curva de contagios en crecimiento y el número de muertes en niveles dramáticos. El domingo, las autoridades informaron 21.315 nuevos casos y 264 fallecidos en las 24 horas previas.

El total de casos desde el inicio de la pandemia en Italia es de 3.223.142 y el de muertes, 102.145. En tanto, continúa la campaña de vacunación luego que el primer ministro Mario Draghi pidiera acelerar el proceso y triplicar las dosis diarias alcanzadas hasta ahora.

Hasta el momento fueron administradas 6.715.732 vacunas, lo que equivale al 85,1% de las 7.891.990 dosis distribuidas hasta ahora en todas las regiones. Un total de 2.003.391 italianos ya recibieron las dos dosis, informó el Ministerio de Salud.

Italia suspende la vacuna de AstraZeneca

Varios países de Europa suspendieron temporalmente el uso de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca después de informes de la semana pasada de que algunas personas en Dinamarca y Noruega que recibieron el tratamiento desarrollaron coágulos, aunque no hay evidencia de que la inyección fuera la causa de ello.

Entre esos países está Italia, donde el ente regulador anunció una suspensión temporal, solamente como precaución.