En los últimos días, el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, quedó en el centro de la escena política argentina, después de un cruce con el ministro de Economía, Martín Guzmán, por un desacuerdo en el aumento de las tarifas. El Gobierno quedó quebrado en dos corrientes, representadas respectivamente por el poder de Cristina Kirchner y el de Alberto Fernández.

//Mirá también: El Gobierno respalda a Martín Guzmán y dice que “Alberto decidió que Basualdo se fuera, pero no ya”

El nombre de Federico Basualdo Richards sonó inicialmente en diciembre de 2019, cuando se lo designó interventor del Enre (el regulador de la distribución eléctrica). Pero no era la primera vez del sociólogo kirchnerista en ese organismo: entre enero de 2014 y diciembre de 2015 había sido vocal primero, durante la segunda presidencia de Cristina.

Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica de la Nación. (Captura de pantalla)Captura de pantalla

Durante los cuatro años de la presidencia de Mauricio Macri, Basualdo volvió a la Flacso, su “casa académica”, como la define Clarín. Allí publicó artículos en el blog de Horacio Verbitsky (“Un cohete a la luna”) en los que criticaba la política tarifaria del gobierno de entonces. Así se fue ganando la estima del cristianismo y La Cámpora.

Además, Basualdo, hijo del economista Roberto Basualdo, cuenta con la confianza de Máximo Kirchner, y hace las veces de consejero de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

A fines de la semana pasada, Economía pidió la renuncia de Basualdo, y eso causó malestar en el entorno del subsecretario, que está bajo la órbita del ministerio de Economía y del secretario de Energía, Darío Martínez.

//Mirá también: Axel Kicillof contradijo a Guzmán y opinó que Federico Basualdo “es un excelente funcionario”

Así, Martínez -otro protegido de Máximo- se dedica a armonizar entre las órdenes de Guzmán, y los demás referentes K en Energía, como Basualdo y Federico Bernal (de Enargas).

Según Clarín, la vicepresidenta “suele tallar en algunos nombramientos energéticos ‘clave’”, como el del gerente general de YPF (Sergio Affronti), los interventores de los organismos reguladores y el director ejecutivo de Yacyretá (Ignacio Barrios Arrechea).

El enfrentamiento con Guzmán se desprendió del aumento de 9% a la tarifa de energía eléctrica. En un comienzo el ministro había pedido una suba de entre 30% y 40%, y finalmente llegó a conformarse con una corrección del 15%.

Ahora, después del cruce, Basualdo emerge más fuerte y poderoso que antes, respaldado de primera mano por el Instituto Patria.