En los últimos días se viralizó en redes sociales un posteo con la siguiente afirmación: “Vacuna deja 42 muertos en los primeros 100 vacunados en Argentina y varios internados con efectos, y tú esperando la vacuna, ¿entiendes el objetivo?” (sic). Esto es falso.

Ninguno de los ensayos clínicos de vacunas contra el coronavirus que se realizan en nuestro país produjo muertes, aseguraron a RedDES tanto la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) -organismo que autoriza y monitorea todos los estudios- como los investigadores a cargo de las pruebas de las vacunas de los distintos laboratorios.

El posteo viral fue compartido al menos en 2 páginas de Facebook (ver acá y acá), desde donde se multiplicó alrededor de mil veces más, en grupos como “Médicos por la verdad Argentina” y “Médicos en acción”.

Actualmente, hay 51 vacunas candidatas contra la COVID-19 que están en carrera en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. De las 12 que se encuentran en fase III (pruebas en seres humanos), 3 realizan sus ensayos clínicos en la Argentina: la de Sinopharm, la de Janssen (farmacéutica de Johnson & Johnson) y la de Pfizer y BioNTech. Una cuarta, la de la compañía china CanSino Biologics, fue aprobada recientemente por la ANMAT y comenzará a realizar pruebas en el país.

Los estudios, como describe esta nota de Chequeado, buscan evaluar la seguridad y eficacia de las vacunas candidatas y usan un diseño llamado “doble ciego”, en el que la mitad de los voluntarios recibe la vacuna y la otra mitad un placebo, sin que médicos ni pacientes sepan qué dosis recibió cada uno.

Hasta ahora, las únicas personas que en la Argentina recibieron vacunas contra el coronavirus -aún en fase III de investigación- son los voluntarios involucrados en los ensayos que se llevan adelante, no la población en general. Por el momento, la ANMAT no autorizó ninguna vacuna para su aplicación por fuera de un estudio clínico.

Ensayos sin fallecidos

La ANMAT, organismo público que se encarga de autorizar y controlar estas investigaciones clínicas experimentales, sostiene que “para la aprobación de un ensayo clínico se verifica que el proyecto cumpla las normas nacionales e internacionales, tanto desde el punto de vista científico como ético”.

“Se controla a los profesionales que llevan adelante el estudio, a quienes se les exige que se encuentren debidamente matriculados y capacitados para la tarea. También se exige la habilitación de los centros donde se van a realizar los estudios y se realizan regularmente inspecciones para verificar que los estudios se estén llevando a cabo de acuerdo a las normas vigentes”, informan en su web.

RedDes se comunicó con la ANMAT, donde indicaron que “actualmente no hay muertes relacionadas con estudios clínicos de vacunas autorizadas”, aunque no dieron precisiones sobre si hay pacientes internados.

El médico infectólogo Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped, que coordina los ensayos clínicos de las vacunas de Sinopharm y Janssen, y pronto también el de CanSino Biologics, consideró la información viralizada como “un disparate total y absoluto”.

“No hubo muertes en los estudios que coordinamos y no tengo referencia de ninguna muerte en los estudios que se hicieron en Argentina. Incluso tampoco hay reportes de ningún evento adverso serio relacionado con las vacunas”, dijo a RedDES. Por eso, el especialista descartó también que haya “varios internados” entre los voluntarios, como consecuencia de efectos adversos derivados de la aplicación de una u otra vacuna.

“Evento adverso”, explicó Cahn -integrante del comité de asesores del presidente Alberto Fernández para el seguimiento de la pandemia y acciones para evitar la propagación del virus en el país-, se le llama a “algo que le pasó a un participante desde que firmó el consentimiento, incluso si no se vacunó todavía”.

“Todo lo que le pase, si lo atropella un auto, le da fiebre o se quiebra un tobillo, se tiene que considerar como evento adverso, y después se evalúa si tuvo o no relación con la vacuna”, detalló.

Los eventos adversos considerados “serios” son aquellos que “terminan en la muerte del paciente, una internación por más de 24 horas, o una malformación congénita, y requieren ser reportados dentro de las 24 primeras horas”, en el caso argentino, ante la ANMAT. “Si hubiera habido una sola muerte hubiera sido noticia de tapa de los diarios”, agregó Cahn.

El médico infectólogo calculó que entre los 3 ensayos clínicos de vacunas en fase III que se realizan en el país, unos 11 mil argentinos recibieron la vacuna o placebo hasta el momento.

La médica diabetóloga y magíster en Ingeniería genética y Biología Molecular Alejandra Camino, subinvestigadora del Estudio Ensemble (de la vacuna Janssen) en DIM Centros de Salud, también dijo a RedDES que “no hay muertos por la vacuna”.

“Al momento no tenemos reportes de eventos adversos serios, sí de los eventos adversos leves habituales de cualquier vacuna”, amplió.

El contenido del posteo viralizado es, para Camino, “carente de fundamentos, como todo tipo de información que circula sin relación alguna con fuentes científicas o fidedignas, más relacionada con ciertas creencias que intentan dinamitar todo el proceso de vacunación en general, para aquellos que intentan hacer prevalecer ideas conspirativas respecto de las enfermedades del mundo y el desarrollo de vacunas”.

Esta nota fue producida por la Red Federal contra la Desinformación (RedDES), una red colaborativa federal de medios creada para producir y difundir verificaciones de rumores y contenidos falsos sobre coronavirus que están circulando a través de las redes sociales. Las vías de contacto son: por mail a redfederal@chequeado.com y /Chequeado en todas las redes. Si te llegó información sospechosa por WhatsApp podés enviarla al 11.3679.0690 para su verificación.