Los centros de votación abrieron este domingo en Perú para elegir al nuevo presidente y renovar el Congreso, en unas elecciones inciertas y muy abiertas y con el fantasma de la pandemia de coronavirus rondando sin dar tregua en todo el país.

Todos los locales de sufragio abrieron las puertas a las 7.00 de la mañana, según dispuso la oficina nacional electoral, para recibir durante 12 horas los votos de 25 millones de ciudadanos.

Hay que ejercer el voto y es nuestra obligación, sobre todo en este momento tan difícil que vive el país”, dijo la limeña Rosario Villacrés al canal “RPP” al ingresar a votar en el Estadio Nacional.

Los comicios tienen lugar mientras crece la segunda ola de la pandemia, con un récord de 384 muertos por covid-19 el sábado, casi el doble que la cifra diaria de las 10 semanas anteriores, según balance oficial.

Pocos peruanos llegaron a votar en los primeros minutos, según periodistas de la agencia “AFP” e imágenes de la televisión local.

Esta votación debe poner fin a un quinquenio marcado por las convulsiones políticas que llevaron al país a tener tres presidentes en cinco días en noviembre de 2020.

Sin partidos políticos fuertes y en una nación donde el candidato importa más que la ideología, hay diez postulantes de derecha o centroderecha, cuatro de izquierda, tres nacionalistas y uno de centro. Ninguno supera el 10% de intención de voto, lo que vaticina una definición en segunda vuelta, el 6 de junio.

Los siete candidatos con opciones de pasar al balotaje son el exlegislador Yonhy Lescano (centroderecha), la antropóloga Verónika Mendoza (izquierda), el economista Hernando de Soto (derecha), Keiko Fujimori (derecha populista, hija del ex presidente Alberto Fujimori), el exfutbolista George Forsyth (centroderecha), el maestro y sindicalista Pedro Castillo (izquierda radical) y el empresario Rafael López Aliaga (ultraderecha).

Como hay un empate estadístico entre ellos, es “la elección más fraccionada en la historia”, estimó el jefe de la encuestadora Ipsos Perú, Alfredo Torres.