Las elecciones provinciales y municipales comenzaron esta mañana en Bolivia, en un clima de orden pese a la pandemia y a solo medio año de las presidenciales, que marcaron el retorno al poder con una victoria abrumadora del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales.

“Somos el primer país en el mundo que organiza dos elecciones de cobertura nacional en la época de Covid-19″, destacó el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, en el acto inaugural de la jornada electoral, apenas minutos antes de que los primeros ciudadanos depositen sus votos.

A cuatro meses de la vuelta al poder del MAS, unos 7,1 millones de ciudadanos empadronados están habilitados para votar en las elecciones de gobernadores para los nueve departamentos (provincias) e intendentes para los 336 municipios del país.

Además de gobernadores y alcaldes, también se eligen asambleístas por departamento y concejales de los municipios.

Además de gobernadores y alcaldes, también se eligen asambleístas por departamento y concejales de los municipios. Se registraron 20.000 candidaturas para unos 5.000 cargos públicos, según el TSE.

La votación comenzó a las 8 horas (9 horas de la Argentina) y durará nueve horas, hasta las 17 horas de Bolivia (18 horas a nivel local). El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó a la prensa que la apertura de los centros de votación fue “con tranquilidad”, protegidos por un despliegue de 40.000 policías y militares distribuidos en todo el país.

Además, destacó que se utilizará el mismo protocolo sanitario que para las elecciones presidenciales de octubre pasado. ”El ejercicio de la democracia y el cuidado de la salud no son incompatibles, lo estamos demostrando”, aseguró, tras semanas de reclamos de la oposición para posponer los comicios por temores a un contagio masivo.

Una disposición de bioseguridad que se agrega es la votación fraccionada por horarios.

Las disposiciones de prevención contra la Covid-19 indican que los votantes deberán realizar tres acciones preventivas antes de sufragar, las mismas que se aplicaron en las presidenciales y fueron calificadas de “exitosas” por la Organización Panamericana de Salud (OPS): quitarse el barbijo por unos segundos para mostrar la autenticidad del documento que presenten a las autoridades, marcarse con tinta el pulgar derecho con el uso de un hisopo y mantener distancia social en el recinto electoral.

Una disposición de bioseguridad que se agrega es la votación fraccionada por horarios, de acuerdo con la terminación del número del documento de identidad. De 8 a 12.30 horas (hora de Bolivia) fue el turno de los electores con documentos terminados del 0 al 4. De 12.30 a 17 horas deberán ir quienes tengan documentos que terminen del 5 al 9.

Los números que anticipan los sondeos de intención de voto, de los que Morales descree, son menos generosos, aunque casi con certeza el MAS tendrá más gobernaciones que los partidos de oposición y una amplia mayoría de municipalidades, pero no tantas como vaticinó el líder partidario.

Con información de Télam y Sputnik.