Este lunes, el papa Francisco volvió a advertir sobre la posibilidad de que “el riesgo de nuevas pandemias” continúe siendo “una amenaza para el futuro”, en un mensaje para la población mundial durante una reunión en el Vaticano con miembros de la Pontificia Academia para la Vida de la Santa Sede, como parte de la Asamblea General de la institución.

//Mirá también: Vaticano: el Papa Francisco suspendió al arzobispo de Colonia involucrado en una causa de abuso a menores

En ese sentido, Francisco alertó sobre las urgencias que giran en torno a la necesidad de “vacunas, agua y pan cotidiano” para “todos los habitantes del planeta”.

El papa llama a la solidaridad internacional con Haití tras el sismo. Gentileza / www.noticiasrcn.com

En la misma línea el Sumo Pontífice también destacó la necesidad de apoyar las “iniciativas internacionales” promovidas recientemente por el G20, que están destinadas a tratar de crear una gobernanza global que busque cuidar la salud de todos los habitantes del mundo.

Con este proyecto de gobernanza, se buscan implementar una serie de reglas acordadas internacionalmente, “respetuosas de la dignidad humana”, tal como se refirió Francisco en su discurso.

Y destacó que si no se toman cartas en el asunto, ”el riesgo de nuevas pandemias seguirá siendo una amenaza también para el futuro”.

La lucha contra el coronavirus

También Jorge Bergoglio habló acerca de las medidas que se tomaron a nivel mundial “para detener y derrotar a la Covid-19″, aunque alertó que se debe “estar atentos a lo que significa ser vulnerable y vivir cotidianamente en la precariedad”.

En su discurso, el Papa continuó explicando: ”De esta forma también podremos hacernos responsables de aquellas graves condiciones en las que viven otros y en las que hasta ahora tenemos poco o ningún interés”.

”Aprenderemos así a no proyectar nuestras prioridades sobre las poblaciones que viven en otros continentes, donde otras necesidades son más urgentes; donde, por ejemplo, faltan no solo vacunas, sino agua potable y el pan de cada día”, dijo Francisco.

Y dejó un mensaje alentador al final: ”Bienvenido sea, entonces, el compromiso de una distribución equitativa y universal de las vacunas, pero teniendo en cuenta el campo más amplio en el que se requieren los mismos criterios de justicia, para las necesidades de salud y promoción de la vida”.

Con Información de Télam.