El Gobierno aseguró este sábado que detectó “inconsistencias” en los registros del presunto envío de municiones y otros materiales antidisturbio a Bolivia en noviembre de 2019, durante la Presidencia de Mauricio Macri.

//Mirá también: Carlos Zannini busca la quiebra del Grupo Macri: cuál es su estrategia

Así se desprende de un informe preliminar de cuatro páginas difundido por el Ministerio de Seguridad, que ordenó investigar en los registros de las fuerzas federales del país el presunto envío de armamento policial a Bolivia.

La investigación administrativa se abrió luego de que el pasado jueves el Gobierno boliviano acusara a la Administración de Macri de haber enviado en noviembre de 2019 a Bolivia “munición letal” para apoyar al Gobierno boliviano de Jeanine Áñez en la represión de las protestas tras la salida de Evo Morales del poder.

El canciller boliviano, Rogelio Mayta, difundió el jueves en una rueda de prensa una carta del general Gonzalo Terceros, hasta entonces comandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), dirigida al entonces embajador argentino en La Paz, Normando Álvarez.

En la nota, Terceros agradece a Álvarez por la colaboración prestada a la FAB “en el marco del apoyo internacional” bilateral y le detalla una serie de ítems de “material bélico de agentes químicos” que incluyen 40.000 cartuchos AT 12/70 que son balas de goma, además de una serie de gases lacrimógenos y granadas de gas.

La nota coincidió con la llegada a La Paz de un vuelo de la Fuerza Aérea argentina que transportaba efectivos de la Gendarmería para custodiar la embajada en La Paz, en la que se encontraban refugiados miembros del Gobierno de Evo Morales.

Los efectivos argentinos llegaron a La Paz el 13 de noviembre de 2019, un día después de que Áñez asumiera la Presidencia de Bolivia luego de que Evo Morales dejara el poder el 10 de noviembre denunciando ser víctima de un golpe de Estado.

Evo Morales y Mauricio Macri (Archivo)Clarín

En el informe preliminar difundido este sábado se precisa que la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC, agencia de control de armas de fuego) de Argentina autorizó el 11 de noviembre de 2019 a Gendarmería Nacional a enviar a Bolivia determinado material como parte de la misión especial de la agrupación Alacrán de esa fuerza de seguridad.

El material autorizado incluyó diez pistolas semiautomáticas, dos escopetas de repetición, cinco carabinas automáticas, dos ametralladoras, dos fusiles de repetición, doce chalecos antibalas, doce cascos balísticos, dos escudos balísticos, dos visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres, de las cuales 3.600 eran calibre 12/70.

Un día después se autorizó además el envío de 70.000 cartuchos antitumultos de Fabricaciones Militares de Argentina, cien espráis de gas pimienta y 661 granadas de mano de gas hostigamiento.

Según el informe, en enero de 2020 la Policía Boliviana presentó a la embajada argentina en Bolivia dos informes elaborados por esa fuerza el 12 y el 28 de noviembre de 2019, donde consta la autorización por parte de Bolivia para el ingreso del equipamiento del grupo Alacrán.

//Mirá también: Varados en el exterior: el Gobierno aumentará el cupo de pasajeros gradualmente

De acuerdo al Ministerio de Seguridad, hay “diferencias entre lo pedido y lo registrado por la Policía boliviana”, en cuyo informe no figuran las granada de mano ni los espráis antitumulto “que si están en lo enviado por Argentina”.

Por otra parte, en lo enviado por Argentina figuran 70.000 cartuchos antidisturbios, mientras que la policía boliviana registró 1.350 cartuchos.

Además, en las autorizaciones realizadas por Argentina no se incluye otros elementos que sí figuran en los registros bolivianos, como mantas antibomba y un detector de metales.

“La inconsistencia entre lo autorizado por la ANMAC y lo autorizado y registrado por la Policía boliviana muestra diferencias sugestivas”, sostiene el informe preliminar del Ministerio de Seguridad.

Con información de EFE