“Me acuerdo cuando estaba tan mal que decía ‘tengo que salir de esta por Fede, para no darle otro disgusto, para que él siga adelante, pobre hijo’”. Así inició su conmovedor relato Carmen Barbieri (65), tras ganarle la batalla al Covid-19.

Mientras se dirigía a los estudios de grabación de Master Cheff Celebrity, la actriz dialogó con “Flor de Equipo” (Telefe). Cabe destacar que Barbieri había firmado contrato para participar del programa de televisión pero al contagiarse de coronavirus y complicarse su estado de salud, no pudo asistir a grabar.

Madre e hijo se apoyan en cada adversidad.

“Traté de no mirar el programa porque me daba mucha tristeza no poder estar ahí”, confesó la actriz que permaneció internada durante un mes en la Clínica Zabala.

Sin embargo, ahora está lista para comenzar de cero. “Todo lo que viví y lo último me demostró que la vida es valiosa, que no es normal sentirse bien”, aseguró y prosiguió: “Uno se siente bien y se levanta a la mañana, trabaja, es lo común; pero cuando uno empieza a sentirse mal y a enfermarse, ahí valorás lo que es sentirse bien. Levantarse a la mañana, respirar y que no te duela nada”.

“Saco de todo esto que le doy el valor a las cosas que realmente tienen”, afirmó conmovida.

Carmen Barbieri es fiel creyente. En ese sentido, aprovechó para agradecer por todo el apoyo que le brindó la gente mientras estaba internada. “Yo estoy muy agradecida porque han rezado, han hecho cadena de oración personas que no conozco. Ni hablar de mis amigos y mis familiares”, señaló.

Carmen Barbieri - Fede Bal

A su vez, contó cómo fue el reencuentro con su hijo Fede Bal: “Verlo fue emocionante. Él igual siempre es fuerte, tiene una postura para darme fuerzas”.

La actriz reveló que está con varios médicos y que continúa disfónica. En este sentido, explicó: “No podía hablar porque tuve un tubo del respirador artificial que me lo arranqué dos veces, me lastimé las cuerdas vocales y se están reponiendo”.

La actriz ya está recuperada del coronavirus.

“No sabía si iba a salir pero la fuerza de leona que tengo, la puse. Siempre estaba, pero no sabía si iba a salir. No me imaginé que este virus me iba a matar pero casi me mata”, finalizó.