El veredicto por el doble crimen de Congreso marcó dos penas muy claras. Juan José Navarro Cádiz tendrá 45 años de prisión y Juan Jesús Fernández, perpetua.

//Mirá también: Persiguieron al delincuente que los asaltó y lograron atraparlo hasta que llegó la Policía

Navarro Cádiz fue quien disparó y asesinó al diputado Héctor Olivares y a su asesor Miguel Yandón.

Fernández intentó demostrar su inocencia pero recibió la pena de prisión perpetua por ser considerado como “partícipe necesario” del hecho.

Luego de las declaraciones finales de los imputados y su posterior pena, los encargados de la causa comunicaron que darán a conocer los argumentos de la sentencia el próximo 4 de octubre.

Nunca quise lastimar a nadie ni mucho menos matar a nadie. Quiero decirles que nunca quise dañar a nadie, ni mucho menos matar a nadie. Les pido a las familias que por favor me perdonen” había dicho Navarro Cádiz esta mañana en su declaración ante el juez.

Las declaraciones de los imputados en la causa

Solo unos minutos antes del testimonio de Navarro Cádiz, habló su primo, Juan Jesús Fernández, quien también se ve imputado en la causa por ser el dueño del Volkswagen Vento desde donde se perpetuaron los disparos a matar.

El diputado Héctor Olivares y el asesor Miguel Yadón, las víctimas que fueron asesinadas en la plaza del Congreso. Foto Clarín.

Voy a luchar por mi inocencia hasta mi último suspiro”, dijo Fernández.

Y agregó: “En primer lugar, quiero decir que soy un padre de familia, que amo a mi mujer, amo a mis hijos. Soy un hombre trabajador, toda mi vida trabajé, trabajé para mi mujer, para mi familia, para mi casa. Nunca tuve problemas con nadie, nunca tuve antecedentes penales, siempre fui una persona buena, cariñosa, servicial, amable, siempre ayudando a los más desfavorecidos”, comenzó así a describir su inocencia.

Y Fernández continuó: “Me parece injusto que por sacar mi auto, que lo sacaba todos los días de mi propiedad, me quieran dar una condena a perpetua por irme con mi vehículo. También me quieren dar una perpetua por no conocer o no saber las intenciones de las personas”.

“Quiero recalcar y quiero decir que yo soy una persona inocente que no tuve nada que ver esa noche con ninguno de los hechos ocurridos. Quiero decir también que me siento penoso por el dolor que pasa mi familia y las familias de Olivares y Yadón”, así se expresó Fernández ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) número 9 de la Ciudad de Buenos Aires.

Las acusaciones de los implicados

A Fernández y Navarro Cádiz se suman otros siete imputados. Y en su alegato, Ariel Yapur, fiscal del juicio, acusó a ellos dos como coautores de “homicidio agravado por alevosía cometido en forma reiterada en dos ocasiones, en concurso ideal con portación ilegal de arma de guerra”.

La diferencia sustancial radica en el pedido de la pena. Para Fernández está determinada prisión perpetua, mientras que para Navarro Cádiz, quien asumió ser el autor material de los disparos, se le adjudicaron 45 años de cárcel.

Fue el mismo primer día del juicio que Navarro Cádiz le pidió perdón a los familiares de las víctimas, y este mismo lunes reiteró sus disculpas.

Allí mismo ya había confesado ser el tirador, aunque había aclarado que su intención había sido disparar un solo tiro hacia el ombú de la plaza y por error, salieron varios disparos que acabaron con las vidas del diputado y su asesor.

A partir de allí, su abogado defensor, Pablo Pierini, pidió que a Navarro Cádiz se lo condenara por los delitos de “doble homicidio culposo”, que es sin intención, o como “homicidio con dolo eventual”, el cual contempla una pena máxima de 25 años de cárcel.

Con respecto al abogado defensor de Fernández, Oscar Moyano, pidió la absolución completa de su cliente al afirmar que por más que Fernández estuviera dentro del auto desde donde partieron los disparos, eso no implica que haya tenido la voluntad de disparar a matar ni tampoco el dominio de la situación.

Los otros imputados, familiares de Fernández y Navarro Cádiz, acusados de delitos menores tales como “tenencia, portación y suministro de armas”, el fiscal Yapur solicitó absoluciones o penas en suspenso.

Pero las querellas solicitan penas de entre dos a cuatro años de prisión.

El crimen

Los asesinatos del diputado Olivares y su asesor Yadón, de 61 años y 58 años respectivamente, ocurrieron el 9 de mayo de 2019, por la mañana, cuando ambos salieron a hacer su caminata habitual por la plaza del Congreso.

A las 6.50 h pasaron por segunda vez por delante de un Volkswagen Vento estacionado sobre avenida de Mayo, entre Luis Sáenz Peña y Virrey Ceballos. Allí les efectuaron varios disparos.

Yadón murió tras tres disparos, mientras que Olivares recibió un tiro en el abdomen que lo hirió de gravedad y falleció luego de tres días de agonía.

Este lunes, los jueces Ana Dieta, Fernando Ramírez y Luis Salas darán a conocer el veredicto de los implicados en el crimen.