Este martes se celebra en todo el mundo el Día internacional de lucha contra el Cáncer de Mama, con el objetivo de crear conciencia y promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos que sean efectivos.

///Mirá también: Caminata por la lucha contra el cáncer de mama en Santo Pipó

Esta enfermedad afecta a 1 de cada 8 mujeres, según la OMS, y en Argentina se detectan 21 mil nuevos casos por año y es la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres, en nuestro país hay 6400 fallecimientos por año. Sin embargo, si es detectado a tiempo, es curable en un 90% de los casos.

La médica cirujana mastóloga Gabriela Candás, integrante de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) y del servicio de Mastología del Hospital Británico, explica que “a fines del milenio pasado el cáncer de mama en mujeres menores de 40 años representaba menos del 3%. Hoy, según datos de la SAM, el 10% de las mujeres diagnosticadas no alcanzó los 40 años y entre el 25 y el 30% del total son premenopáusicas”.

A esta singularidad se agrega que en este segmento etario existen más probabilidades de recidivas y que “si bien la mortalidad general por esta enfermedad disminuyó, en las mujeres más jóvenes desde 2010 el descenso se detuvo”, completa el vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología y Jefe de Sección Mastología del Hospital César Milstein, Luciano Cassab.

Una de cada ocho mujeres tienen cáncer de mama en el país.

Cómo evitarlo

En diálogo con Vía País, Luciano Cassab afirma que “no existe una vacuna” que pueda evitar el cáncer de mama, como si puede ocurrir en la prevención de otras enfermedades y que el factor hereditario juega un papel clave.

“Existen grupos de alto riesgo con antecedentes familiares muy cercanos, como madre, hermana o hija, los cuales pueden estar genéticamente predispuestos, y en ellos se pueda indicar una medicación preventiva o realizar cirugía de disminución de riesgo”, explica Cassab.

Además, un factor a tener en cuenta es el ritmo de vida que se lleva. “Debe sugerirse cambiar los hábitos de vida, por una más saludable, mejorando la ingesta de alimentos ricos en fibras, frutas y verduras y ejercicios al aire libre”, afirma el vicepresidente de la Sociedad Argentina de Mastología, quien agrega que la prevención secundaria se da en “el diagnóstico precoz, a través de la mamografia y ecografía mamaria”.

Síntomas

El cáncer de mama suele presentarse como un nódulo o engrosamiento indoloro en el pecho. Por ello, es importante que las mujeres que presenten una hinchazón anormal en el seno acudan a un médico sin demorarse más de uno o dos meses, aunque no sientan dolor asociado al nódulo. Los síntomas son los siguientes:

  • Alteración en el tamaño, forma o aspecto de un seno,
  • Aparición de hoyuelos, enrojecimiento, grietas u otra alteración en la piel,
  • Un nódulo o engrosamiento en el seno,
  • Secreción anormal por el pezón,
  • Cambio de aspecto del pezón o alteración en la piel circundante.
foto: www.lacapitalmdp.com

Curable en un 90%

Si una mujer tiene síntomas y se los trata a tiempo, es decir, cuando la enfermedad se detecta al inicio, la posibilidad de curar el cáncer de mama es de, según Cassab, entre un 85 y 90%. Por eso, la Sociedad Argentina de Mastología recomienda que, a partir de los 40 años, las mujeres se realicen, al menos, una mamografía al año.

El diagnóstico precoz es la mejor estrategia contra el cáncer de mama. A partir de que las mujeres cumplen su cuarta década de vida, deben realizarse una mamografía anual. Las recomendaciones son las siguientes:

  • Conocer las singularidades de las mamas y ante cualquier cambio (como aparición de un nódulo, distinta coloración o tamaño, engrosamiento de la piel, retracción o secreción del pezón), consultar rápidamente con el especialista.
  • Las mujeres cuya madre, hermana o hija tuvieron cáncer de mama deberán comenzar los controles con mamografía diez años antes de la edad del diagnóstico del familiar más joven.
  • Realizar el control ginecológico anual.
  • Seguir una dieta balanceada y ejercicio físico, como factores protectores.
  • El tratamiento consiste en una cirugía y radioterapia que frene el avance de la enfermedad en el pecho, los ganglios linfáticos y las áreas circundantes y terapia sistémica para tratar y/o reducir el riesgo de que haya metástasis.

///Mirá también: “Octubre rosa”, la campaña de Las Heras para concientizar sobre el cáncer de mama

Qué pasa con el 10%

Ante la consulta de Vía País, sobre qué ocurre con el 10% que no es curable, Cassab afirma que “hay chance de recibir nuevos tratamientos que estarán perfectamente indicados de acuerdo a su agresividad histológica y biológica”.

Cómo es el tratamiento

Una vez diagnosticada la enfermedad, si es encontrada a tiempo, se realiza la extracción del nódulo cuando es muy pequeño y se investiga el estado ganglionar. “La mayoría de las veces se hacen punciones previas para determinar la histologia y el comportamiento biológico que pueda llegar a tener. Luego de la cirugía se realizan tratamientos complementarios con radioterapia y con alguna medicación si así correspondiese”, cuenta el Dr. Cassab, quien afirma que actualmente “el tratamiento del cáncer de mama es personalizado”.

Según la Organización Mundial de la Salud, los tratamientos con fármacos o las quimioterapia pueden administrarse antes o después de la cirugía. Los medicamentos suelen administrarse por vía oral durante 5 a 10 años, y reducen en cerca de la mitad la posibilidad de recurrencia. Las terapias endocrinas pueden causar síntomas de la menopausia, pero en general, afirma la OMS, se toleran bien.

La eficiencia y eficacia que tendrán los tratamientos contra el cáncer de mama depende del cumplimiento del ciclo de tratamiento completo. Si el tratamiento es parcial, es menos probable que culmine con un resultado positivo.

La lucha contra el cáncer de mama hace foco en la detección precoz (La Voz/Archivo).

Cáncer de mamas en hombres

El cáncer de mamas no es una enfermedad exclusiva de las mujeres, ya que los hombres también pueden tenerla y se da en el 1% de los casos. Es decir que de cada 100 casos detectados 1 perteneces a un hombre y, según cuenta Cassab, “generalmente son encontrados cuando son más grandes, porque el hombre no tiene la costumbre de revisarse las mamas ni controlarse”.

La aparición en el hombre es a través de nodulos (bultos), secreción por el pezón y retracciones de areola y/o pezón, por eso, recomienda Cassab, “ante cualquier nodulo, derrame por pezon o retracción debe consultar al Mastologo”.

Los pacientes hombre con cáncer de mamas “suelen ser hombres con antecedentes familiares cercanos, y/o alteraciones genéticas, generalmente después de los 60 años y algunos pueden tener el antecedente de haber utilizado hormonas por tratamiento de la prostata o radioterapia en el tórax por otras afecciones”, concluye Jefe de Sección Mastología del Hospital César Milstein.

///Mirá también: Octubre rosa en Córdoba: se harán mamografías gratuitas en el Paseo del Buen Pastor

La pandemia, una enemiga para la enfermedad

Durante la pandemia de Coronavirus, sobre todo en el 2020, las consultas disminuyeron un 48% en el país, según la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales. Asimismo, la realización de mamografías disminuyó en un 65% desde que en marzo se inició la cuarentena.

De hecho, desde la Sociedad Argentina de Mastología (SAM) destacaron que en 2020 se diagnosticaron hasta un 60% menos de casos de cáncer de mama porque las pacientes no asistieron a sus consultas anuales.

Teniendo en cuenta que 1 de cada 8 mujeres que se realizan controles será diagnosticada con este tipo de cáncer a lo largo de su vida, fue alarmante la suspensión de los tratamientos durante la pandemia de COVID-19.