Tras haber comenzado la vacunación a personas de entre 40 y 59 años con enfermedades preexistentes, sorprende que en la provincia de Buenos Aires no sea requisito presentar una orden médica para acceder a la inoculación, y que incluso, en algunos casos, no se requiera presentar certificado médico, sino solamente completar una declaración jurada.

//Mirá también: La Provincia ya vacuna a personas con enfermedades preexistentes

Así publica Clarín este miércoles, junto a un puñado de testimonios que corrobora que, en muchos casos, basta con presentar DNI para acceder a una vacuna, sin ningún tipo de verificación sobre la enfermedad preexistente que se alega, más que algunas preguntas en la declaración jurada, como por ejemplo los nombres de la medicación que se toma.

Enfermeras leen las instrucciones para inyectar las vacunas Sputnik V contra el COVID-19 en la escuela pública Bernal, a las afueras de Buenos Aires, ArgentinaNatacha Pisarenko | AP

Entre las preguntas frecuentes del sitio web Vacunate, donde se hacen las inscripciones para la vacunación en la Provincia, se aclara que se aclara que como “en ningún caso” se requerirá una orden médica para recibir las dosis, las personas pertenecientes a algún grupo de riesgo “acreditarán su condición mediante un certificado médico o una declaración jurada”.

Sin embargo, muchos bonaerenses aseguraron que, a pesar de tener certificado médico, nadie se los solicitó. “Solo verificaron mi nombre en el DNI”, contó un hombre de 54 años de Esteban Echeverría que fue a vacunarse al vacunatorio de Luis Guillón.

“Me sorprendió que no pidan que adjunte una copia de algún certificado al momento de la inscripción y que tampoco me lo pidan en el vacunatorio. Si yo no fuera hipertenso, me hubieran vacunado igual solo con una declaración jurada”, agregó.

Una situación similar le ocurrió a otro hombre, de 52 años, que sufre diabetes. “Cuando llegué ese día (al vacunatorio de Lomas de Zamora) empiezo a ver que adelante mío nadie presentaba nada. Así que cuando llega mi turno, le ofrezco a uno de los funcionarios mostrarle mi certificado. Me respondió que no lo necesitaba”. “Ni siquiera hace falta tener un certificado trucho, porque no te lo piden. Y a medida que sale bien, uno le dice al otro ‘anotate que no pasa nada’. Total, si después salta algo, ya te pusieron la vacuna”, dijo el hombre a Clarín.

En una recorrida por centros de vacunación de Avellaneda y Quilmes, Clarín entrevistó a inmunizados de menos de 59 años y comprobó que menos de la mitad había llevado un certificado para acreditar un factor de riesgo, pero todos recibieron su dosis, previa declaración jurada.

Ante la consulta de ese diario, del Ministerio de Salud bonaerense aseguraron que “sí se está pidiendo” certificado, “salvo que haya registro. Por ejemplo, algunas comorbilidades como los diabéticos tienen registro”, dijeron.

“Ya hemos denunciado a muchas personas por haber falseado el registro. En una campaña que vacunamos a cuatro millones de personas, los casos que pueden haber son mínimos”, agregaron, sin precisar a cuántas personas se denunció ni cómo se detectaron.

La Provincia dispone, en el portal Vacunate, de un sistema para recibir denuncias de civiles con respecto a irregularidades en la vacunación. Además, desde marzo, la línea 148 cuenta con una opción para denuncias.

Clarín se comunicó con esta línea, y allí le indicaron, en contraposición a lo dicho por el Ministerio, que no existe ningún tipo de registro general de enfermedades en la Provincia.

De un lado y del otro

Andate a Provincia que ahí vacunan más rápido”, se escucha cada vez más seguido en los centros de vacunación de la Ciudad de Buenos Aires, donde los aspirantes a la inoculación sí son sometidos a un control más estricto, que requiere certificado y orden médica.

//Mirá también: Vacunación en la Ciudad: qué certificado deben presentar las personas de 55 a 59 años considerados de riesgo

La Ciudad asegura también que hará auditorías al azar para detectar irregularidades, en las que se podrá hasta Vacunación para pacientes de riesgo en la Ciudad: los médicos que firmen certificados truchos podrían perder la matrícula como parte de las sanciones.

Estudios y certificados

Clarín comprobó también en su relevamiento que a la hora de completar la declaración jurada, en algunos casos se entregan a los pacientes, y en otros los mismos representantes de la Provincia los completan, y luego los interesados los firman.

“Pasó bastante que las personas que venían no trajeran el certificado médico”, dijo una promotora del puesto de Prevacunación en Tecnópolis y explicó que en muchos casos las personas dicen que “no sabían”. “También pasa mucho que gente con obesidad nos cuenta que no están en tratamiento todavía y no tienen un diagnóstico médico”, sumó.

“En mi caso, no me hicieron llenar el formulario, porque traje una constancia de que sufro una enfermedad inmunológica, que fue el último resultado médico de un estudio”, contó un hombre de 44 años en el centro de vacunación ubicado en la Escuela de Música Popular de Avellaneda.

En el mismo vacunatorio, Javier González (41), quien recibió la primera dosis de Sputnik V, contó: “Fue todo espectacular, muy rápido. Yo tengo obesidad en grado dos y un tema cardiológico. No me pidieron certificado, pero en la entrevista me hicieron preguntas sobre las enfermedades que tenía y me hicieron firmar una declaración jurada que decía que tenía estas enfermedades”.

Por el contrario, en el Polideportivo José María Gatica de Villa Domínico, Osvaldo, de 60 años, contó que llevó “todos los estudios que tenía” y que “sí, me los pidieron y los revisaron”.