Mientras sus habitantes disfrutan el verano con muchas menos precauciones que el año anterior, Estados Unidos volvió al estado de alerta con la aparición de la variante Delta del Coronavirus. Florida, la región que nunca cerró durante el 2020, se convirtió en el epicentro de la pandemia con un récord histórico de 21.683 contagios en un día.

//Mirá también: Millones de personas confinadas en China por la variante Delta de coronavirus

Hace sólo un mes, el estado caluroso y húmedo apenas registraba mil infecciones diarias. Pero su tendencia en contra de la vacunación y las medidas de prevención le terminó jugando en contra y ahora carga con uno de cada cinco nuevos contagios en su país. En total, acumula 2,5 millones de casos y casi 40 mil fallecidos.

Por su parte, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, se mostró con indiferencia frente al rápido crecimiento de las cifras y negó la posibilidad de tomar medidas al respecto. Desde que eliminó el requisito obligatorio de utilizar barbijo en los espacios cerrados, se mostró decidido a no dar marcha atrás con el asunto.

Los ciudadanos de Florida son libres, y seguirán siendo libres, de hacer lo que crean más oportuno para ellos y sus familias”, declaró el posible candidato a republicano para la próxima presidencia, a disputarse en 2024.

Mientras tanto, el estado de “la gente libre” registró en las últimas horas 10.207 hospitalizaciones de casos confirmados de Covid-19, según los datos que brindó el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Con este número, supera al récord anterior del 23 de julio de 2020, donde se alcanzaron las 10.170 personas hospitalizadas, mucho antes de que apareciera la vacuna contra el virus.

Frente a esta situación crítica, los hospitales de Florida denunciaron haber tenido que colocar a los pacientes de las salas de emergencias en camas que pusieron en los pasillos, por la falta de espacio disponible.

En la última semana, el estado registró alrededor de 1.525 adultos y 35 menores hospitalizados por día, tasa que lo posiciona como la región con más internaciones per cápita en el país.