Tras una jornada de elección de la convención constituyente que tendrá a su cargo la redacción de la nueva Constitución Chilena, los ciudadanos independientes se quedaron con casi un tercio de los 155 escaños.

//Mirá también: Chile elige a quienes reformarán la Constitución de Pinochet

Es la primera vez en la historia chilena que se habilita a personas ajenas a partidos políticos a postularse a elecciones. Estos independientes son ciudadanos que defienden tópicos como el feminismo, el medioambiente, la educación, la justicia social o la salud.

El triunfo de este sector está estrechamente ligado a las protestas sociales de octubre 2019, que motivaron a los ciudadanos a participar directamente en la construcción del nuevo modelo de país que reclamaban en las calles.

Un hombre en silla de ruedas llega para votar durante las elecciones locales y constituyentes, en el liceo de Aplicación, en la comuna de Santiago centro, en Santiago de Chile.Elvis González | EFE

Los partidos políticos tradicionales fueron los grandes derrotados de esta doble jornada electoral (sábado y domingo), logrando una representación muy inferior a la esperada, en especial la candidatura de la derecha oficialista, que se quedó muy por debajo del tercio de los asientos a los que aspiraba.

La suma de las dos listas de los partidos de la oposición de izquierda también quedó lejos de alcanzar por sí misma los dos tercios que se les llegó a atribuir antes de las elecciones.

//Mirá también: Chile: una enorme mayoría votó a favor de reformar la Constitución redactada durante la dictadura de Pinochet

Con el 96,2 % de los votos escrutados, los independientes obtuvieron 48 escaños, las dos grandes listas de la oposición de izquierdas sumaron 52 (27 de Apruebo Dignidad y 25 de Lista del Apruebo) y la derecha, que se presentó en una única lista denominada Vamos por Chile, alcanzó 38.

Trabajadores electorales con máscaras protectoras revisan y cuentan los votos después del cierre de las urnas.Rodrigo Garrido | REUTERS

La composición de la convención, que aún tendrá que pasar por una corrección paritaria para dar cabida al mismo número de hombres que de mujeres, incluye también a 17 miembros de pueblos indígenas, cupo fijo que ya tenían reservado.

“Escuchar con humildad y atención”

“Estamos siendo interpelados por nuevas expresiones y liderazgos. Es nuestro deber escuchar con humildad y atención el mensaje de la gente”, dijo el presidente de Chile, Sebastián Piñera, tras conocerse los resultados, al tiempo que afirmó que los partidos tradicionales no están “sintonizando adecuadamente con las demandas y anhelos de la ciudadanía”.

Víctimas de un descrédito general de las instituciones, los candidatos de la clase política tendrán que buscar grandes acuerdos con los independientes para generar la nueva Carta Magna, que vendrá a sustituir a la actual, promulgada en 1980, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

“No hay duda de que estamos viviendo una derrota transversal. Una derrota que nos tiene que hacer reflexionar. No hemos sabido interpretar a la mayoría de ciudadanos”, dijo Mario Desbordes, precandidato presidencial de la derechista Renovación Nacional.

“Hay un cuestionamiento de la clase política, la gente quiere cambios, quiere ilusiones nuevas, quiere propuestas”, expresó el excanciller y precandidato presidencial Heraldo Muñoz, del socialdemócrata Partido por la Democracia (PPD).

Cambios profundos

Los independientes marcarán la pauta en el debate de la nueva Carta Magna pero no podrán hacerlo por sí mismos, ya que no alcanzan los dos tercios de la representación en la convención constituyente, proporción necesaria para aprobar cada norma que se quiera incluir.

Pero en general son afines a posiciones progresistas, por lo que se prevé que en muchos aspectos sintonicen con una parte de los constituyentes de la oposición de izquierdas, sumando los apoyos que permitan pergeñar cambios profundos en el modelo de país.

“Están dadas todas las condiciones para poder impulsar procesos de cambio mucho más sustantivos, es lo que se espera y es factible”, dijo a EFE el académico de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile Octavio Avendaño.

Esto es un triunfo categórico del cambio, de los deseos de transformación de nuestro país para tener un Chile más digno, más justo y más próspero”, abundó al respecto el excanciller Muñoz.

Con información de EFE.