El Episcopado y la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA) convocaron hoy a una jornada de ayuno y oración para el lunes próximo, en la previa al debate de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en el Senado de la Nación.

La convocatoria fue difundida en un comunicado conjunto entre las dos organizaciones cristianas, a través de las redes sociales.

El próximo 28 de diciembre el Eposicopado Argentino y ACIERA comparten la jornada de ayuno y oración a favor del cuidado de toda vida, en especial la del niño por nacer”, escribió en su cuenta de Twitter el director de la Oficina de Comunicación y Prensa de la Conferencia Episcopal Argentina, el presbítero Máximo Jurcinovic.

El mensaje fue replicado por el presidente de la Comisión Episcopal, el obispo Oscar Ojea, quien agregó que la jornada coincide con “el día de los Santos Mártires Inocentes”.

Respecto de la convocatoria, la Conferencia Episcopal indicó que se unirán en oración “para implorar por el respeto y el cuidado de la vida por nacer” y aclaró que la jornada se desarrollará “en los hogares, templos y parroquias, conforme a la liturgia que caracteriza a cada credo”.

El tratamiento del proyecto de ley está previsto para el 29 de diciembre desde las 16 horas. En la sesión especial, los legisladores debatirán el proyecto sobre “la atención y el cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia”, elaborado por el Poder Ejecutivo para proteger a las mujeres embarazadas y sus bebés que se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad.

Tanto el proyecto sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo como el denominado de “Los Mil Días”, fueron dictaminados la semana pasada y ya obtuvieron sanción de la Cámara de Diputados. Si el Senado los aprueba sin modificaciones, ambos se convertirían en ley en vísperas del año entrante.

El proyecto sobre atención y cuidado integral tendrá el apoyo de todas las bancadas, mientras que el proyecto sobre el aborto atraviesa los bloques de manera transversal, separando a quienes apoyan la interrupción voluntaria del embarazo y quienes se oponen, sin distinguir bandera política.

Frente de Todos buscará consensuar el apoyo del Senado para que la legalización del aborto se convierta en ley el 29 de diciembre.

Durante los últimos días, la sanción de la iniciativa tal como llegó de Diputados fue puesta en duda luego de que uno de los senadores aliados del Frente de Todos, el rionegrino de Juntos Somos Río Negro Alberto Weretilneck, solicitó algunos cambios al proyecto porque, de lo contrario, se abstendría. La misma decisión tomarían, según dejaron trascender, algunos representantes de Juntos por el Cambio.

En caso de aplicarle modificaciones, el proyecto debería volver a Diputados en segunda revisión. Voceros del Frente de Todos aseguraron que el expediente no será modificado y que buscarán consensuar el apoyo del Senado para que sea ley ese mismo día.

Además de algunos legisladores que aún no comunicaron su decisión sobre el proyecto, como las opositoras Lucila Crexell y Stella Maris Olalla, está en duda la participación Carlos Menem, quien permanece internado en una clínica porteña a raíz de una descompensación que sufrió, con un delicado cuadro de salud.

Menem, al igual que el tucumano José Alperovich (de licencia y denunciado por presunto abuso sexual), son fervientes opositores a la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo.