A una semana de la fecha prevista para que el proyecto de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo sea tratado en Senadores -tras la media sanción obtenida en Diputados-, la posibilidad de incluir cambios en el texto complica el avance en la Cámara Alta.

Primero fue el anuncio del senador “verde” rionegrino Alberto Weretilneck de pedir cambios en el proyecto, y ahora algunos otros legisladores pro-aborto legal de Juntos por el Cambio se sumaron al reclamo y apoyarían que el texto sufra retoques.

Alberto Weretilneck

De ser así, la aprobación en el Senado no se daría, ya que depende de que 11 senadores opositores que votan “verde” acompañen el proyecto. “La cuestión es política. No queremos que el Presidente termine gritándonos en la alambrada y encima con un gol que le facilitó uno”, dijeron en el bloque opositor a Clarín.

Algunos de los “verdes” de Juntos por el Cambio analizan acompañar el proyecto en la votación en general, pero en la votación en particular pedir los cambios. Y con esos cambios, la iniciativa debería volver a Diputados.

El Gobierno ahora depende de radicales y del PRO a los que habitualmente se dedica a defenestrar”, comentó una senadora “celeste”.

El lunes, los senadores de Juntos por el Cambio se reunieron por Zoom y desestimaron lo que un sector de la bancada había propuesto: que el oficialismo consiga por sí mismo el quórum para la sesión del 29. “Es un proyecto del Ejecutivo. Entonces la responsabilidad del quórum es de ellos”, argumentaron.

El quórum se consigue con 37 senadores, pero el Frente de Todos solamente cuenta con 25 senadores “verdes”.

Pero los verdes del Juntos por el Cambio se negaron y adelantaron que darían quórum de cualquier manera, que la prioridad era la aprobación de la ley y no la pelea política, informa Clarín.

Entonces surgió la alternativa de proponer modificaciones al texto que tiene media sanción: el radical Julio Cobos, de voto celeste, dijo en la reunión: “El triunfo es del que propone el proyecto”.

Por su parte, el salteño Juan Carlos Romero, también “celeste”, prefiere que la discusión se zanje el 29, y se negó a la estrategia de devolver la iniciativa con cambios a Diputados.

“El golpe para el Gobierno sería que el proyecto vuelva a Diputados”, le dijo a Clarín un senador de Juntos por el Cambio, y por eso el sector pro aborto de la bancada analizaba sumarse a la iniciativa de Weretilneck.

El rionegrino -de voto “verde”- ya anticipó que si no se incluyen las modificaciones al proyecto se abstendrá en la votación. “Es mejor que el proyecto vuelva a Diputados a que la ley directamente no salga”, dijeron de su entorno.

Los cambios

Uno de los cambios que solicita es fijar una limitación hasta la semana 22 de gestación para la interrupción voluntaria del embarazo a una persona violada mayor de 13 años. El texto aprobado en Diputados no fija plazos.

El otro punto que objeta el senador es que en el proyecto aprobado por Diputados se permite el aborto legal después de la semana 14 en caso de que estuviera “en peligro la vida o la salud integral de la persona gestante”. Para Weretilneck esa redacción es demasiado amplia.

Hasta el momento, la decisión de Juntos por el Cambio no está tomada. “Quedamos en volver a hablar”, dijeron, aunque sí acordaron dar quórum.