La ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, aclaró este martes que “no colapsó el sistema de salud” a pesar de las advertencias de funcionarios y representantes del sector privado sobre la situación. Sin embargo, reiteró su llamado a respetar los protocolos para minimizar el ritmo de los contagios de coronavirus ante la segunda ola de la pandemia.

//Mirá también: Propuesta de expertos al Gobierno: una cuarentena total, con principio y final en zonas de alto riesgo

El sistema de salud no colapsó, lo que vemos es un aumento acelerado de los casos que impacta en el aumento de la demanda espontánea tanto para consultas como para la atención y está aumentando la internación en clínicas y en terapia intensiva. Lo que sucede es que encuentra al sistema de salud dando respuesta a patologías no Covid”, explicó la ministra a la prensa al salir del hospital Garrahan

Vizzotti remarcó que, ante esa situación, “se está trabajando con muchísima articulación y muchísima predisposición con todas las jurisdicciones y lo subsectores, la seguridad social y el sector privado, para poder priorizar la atención de las personas Covid positivo”.

“Eso no quiere decir que el sistema de salud no tenga un límite, han desbordado sistemas de salud mucho más robustos que el nuestro”, indicó.

Aunque resaltó que “nuestro sistema tiene un 50% más de camas, 60% más de respiradores, que el 95% del personal de salud está vacunado con una dosis y más del 60% con dos dosis”, Vizzotti puntualizó que “el personal de salud que está en tensión hace un año y muy cansado”.

Por ello, consideró que “no alcanza sólo con la vacuna y las camas de terapia” sino que “necesitamos bajar la transmisión”.

Vizzotti buscó despejar las dudas tras las declaraciones de referentes de la salud privada e incluso de la titular del Pami, Luana Volnovich, que días atrás alertó que “no hay camas de terapia Covid” para los afiliados con coronavirus de esa obra social en la Ciudad de Buenos Aires y que “ya estamos cerca del 100% de ocupación de camas de terapia en el AMBA”.

Ante esta situación, Vizzotti encabezó el lunes una reunión de la Mesa de Coordinación del Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA), para revisar el manejo conjunto de camas de terapia intensiva entre las jurisdicciones.

Carla Vizzotti en la Casa Rosada. (Foto: Clarín)

La convocatoria, de carácter “técnico”, tuvo como objeto “robustecer la respuesta integral del sistema de salud”, siguiendo políticas de coordinación similares a las que ya se usaron el año pasado.

Luego del análisis de la evolución de la segunda ola de coronavirus en el país, Vizzotti sostuvo que “la recomendación es reorganizar las cirugías programadas que se puedan postergar y sostener la atención ambulatoria y las acciones de prevención”.

Y este martes, Vizzotti agregó que el objetivo es “priorizar la atención de las personas Covid positivo, reprogramar las cirugías y hacer notar a la población que el año pasado habían bajado los accidentes de tránsito”.

//Mirá también: El Gobierno estima que los casos de coronavirus podrían llegar a 30 mil por día

Por ello, llamó a “extremar los cuidados para minimizar cualquier necesidad de atención, tener mucho cuidado en la vía pública, minimizar los acciones de tránsito y el consumo de alcohol que aumenta el riesgo”.

Ajustes en el transporte público

El ministro de Transporte, Mario Meoni, anunció que se dictarán “medidas complementarias de fijación de las ventanillas” en las unidades de transporte de pasajeros del Área Metropolitana de Buenos Aires para asegurar que queden abiertas y así garantizar la ventilación y mitigar la circulación del coronavirus.

“Lo que vamos a hacer es ratificar las medidas que estaban vigentes sobre la ventilación de unidades, que tanto de trenes como de micros están vigentes desde el año pasado, desde que se inició la pandemia. (Además se dictarán) medidas complementarias de fijación de las ventanillas: que no se puedan cerrar, que queden abiertas de manera permanente”, dijo el funcionario en diálogo con la prensa acreditada en Casa Rosada.

Luego de participar de una reunión junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y las ministras Vizzotti y de Seguridad, Sabina Frederic, Meoni señaló que la fijación de las ventanas en trenes y colectivos “no es algo que se puede hacer de manera inmediata” pero que es un proceso que ya se está iniciando.

“Es enfermedad o frío. Habrá que viajar abrigado”, dijo el titular de Transporte sobre las medidas que afectarán a 8 mil unidades de micros y a más de 1.900 frecuencias en el AMBA.

Afirmó que se tratará de una situación de cumplimiento efectivo y que se controlará tal como debe hacerse con el porcentaje de ocupación de las unidades.

Respecto de las situaciones de desborde en algunos trenes, el ministro explicó que es una suma de factores que incluyen la mayor afluencia entre las 7 y las 9 de la mañana, junto a “situaciones imprevistas” como “retrasos involuntarios, arrollamientos, siniestros viales y accidentes menores que demoran las formaciones”.

Entre las medidas anunciadas la pasada semana para mitigar el impacto de la segunda ola se incluyó la exclusividad de uso del transporte público para personal esencial, para quienes formen parte de la comunidad educativa o para aquellos que soliciten el permiso especial.