Las aerolíneas canadienses acordaron cancelar todos los vuelos con destino al Caribe y México para disminuir la entrada y salida de pasajeros a estos destinos. Así lo anunció este viernes el primer ministro, Justin Trudeau, en una conferencia de prensa, y justificó las decisiones recientemente adoptadas para contener el avance del virus por la preocupación que despiertan las nuevas variantes del Covid-19.

Las medidas suponen un recrudecimiento significativo de los controles para hacer frente a la pandemia, en un momento en que muchos ciudadanos prevían viajar a los destinos afectados para escapar del invierno.

La restricción comenzará a regir el domingo próximo y finalizará el 30 de abril. A partir de la próxima semana, los vuelos internacionales solo podrán aterrizar en cuatro aeropuertos del país: Vancouver, Toronto, Calgary y Montreal.

Los viajeros que entren a Canadá deberán permanecer en cuarentena en hoteles durante al menos tres días, bajo estricta supervisión.

Asimismo, los viajeros que entren a Canadá deberán permanecer en cuarentena en hoteles durante al menos tres días, bajo estricta supervisión. Ellos mismos tendrán que hacerse cargo de los costos de la estadía.

De igual modo, el segundo test PCR obligatorio al llegar al aeropuerto entrará en vigencia “lo más rápido posible, en las próximas semanas”. Se añade a la prueba negativa de Covid-19, con menos de tres días de antigüedad, que se exige para viajar a Canadá.

En ambos casos, los viajeros deberán abonar ambos tests, con precios que rondan los 2.000 dólares canadienses (unos 1.600 dólares americanos). Los turistas que den positivo serán transferidos a un centro de salud público.

"Mi mensaje es claro, nadie debería irse de vacaciones al extranjero ahora mismo”, aseguró el primer ministro canadiense.

“Ahora no es momento de volar. Mi mensaje es claro, nadie debería irse de vacaciones al extranjero ahora mismo”, aseguró el primer ministro, en declaraciones recogidas por la cadena de televisión CTV. “Desde el comienzo de la crisis sanitaria, mi prioridad es proteger a los canadienses”, subrayó.

Asimismo, Trudeau señaló que existe gran preocupación sobre la posibilidad de que aparezcan las nuevas cepas en suelo canadiense, un país que constató, por el momento, 766.000 contagios y casi 20.000 muertos.

Desde diciembre, la pandemia se aceleró, por lo cual, las autoridades volvieron a adoptar medidas de confinamiento en las dos provincias más afectadas, Ontario y Quebec, además de un toque de queda nocturno en esta última.

Con información de Europa Press.