El presidente Alberto Fernández les solicitó a sus ministros apurar políticas públicas que apunten a la reconversión de planes sociales -que actualmente demandan 112.000 millones de pesos al año al Estado- en empleos en el sector privado, principalmente en cooperativas.

//Mirá también: Alberto Fernández encabezó la primera reunión de Gabinete de su gestión, en medio del escándalo en Olivos

El Gobierno tiene la idea de impulsar un “Plan Federal de Desarrollo de la Economía Social” para ir incorporando al mercado formal de trabajo a quienes cobran planes sociales, que en su mayoría son mano de obra de baja calificación y, por ello, a las que más les cuesta acceder a un empleo.

Esto había sido conversado por Fernández con Juan Zabaleta cuando le pidió que dejara la intendencia de Hurlingham, al oeste del conurbano, para reemplazar a Daniel Arroyo (candidato a diputado nacional) en el ministerio de Desarrollo Social, un hecho que se materializó el 10 de agosto pasado en la Casa Rosada.

Y para acelerar el proceso este miércoles fue el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien dialogó en una reunión de gabinete económico registrada en Casa Rosada con Martín Guzmán; Matías Kulfas; Claudio Moroni; Zabaleta; Miguel Pesce; Mercedes Marcó del Pont; y Cecilia Todesca Bocco.

Según reveló Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, se decidió establecer una coordinación entre la cartera que él conduce, Economía, Desarrollo Social y Trabajo para impulsar medidas que coadyuven a convertir planes sociales en empleo.

Kulfas dijo que algunas personas que hoy cobran planes sociales se irán incorporando al mercado de trabajo a medida que aumente la oferta laboral por la recuperación económica, pero el Estado jugará un rol clave para tender puentes y potenciar la incorporación en cooperativas.

A fines de julio se había lanzado el programa “Te Sumo”, impulsado por Kulfas y Moroni de Trabajo, con el que buscan la creación de unos 50.000 nuevos empleos para jóvenes de entre 18 y 24 años en pymes, porque representan el 50% de la desocupación registrada en la Argentina.

En ese programa, el Estado aporta durante doce meses entre 11.500 y 18.000 pesos por cada salario nuevo. Y hay reducción de hasta el 95% en las contribuciones patronales durante el primer año desde la contratación.

Fernández pidió trabajar con una lógica similar ahora para ir convirtiendo los planes sociales en empleos. “La idea es trazar un horizonte posible de salida. Los planes deben ser un auxilio de emergencia, coyuntural, y no una cuestión permanente para las personas”, dijo a Vía País un funcionario de Desarrollo Social.

Los ministerios comenzarán rondas de consulta y elaboración de iniciativas con las cooperativas. “El objetivo es poder consolidar esta recuperación y que parte de estos planes se puedan convertir en empleos con todos los derechos que deben tener las y los trabajadores”, agregó Kulfas.

Planes sociales

Según datos oficiales, en la actualidad hay 800 mil planes sociales que dependen de Desarrollo Social. Fernández se quejó varias veces en los últimos meses porque cuando Cristina Fernández de Kirchner terminó su mandato, los planes sociales eran 110.000 y con la gestión de Mauricio Macri se dispararon 627% mientras en paralelo desaparecieron 232.723 empleos formales.

Actualmente, la cartera social tiene programas como “Potenciar Inclusión Joven”, “Potenciar Trabajo” y “Argentina Hace”. De un presupuesto total de 360 mil millones de pesos, destina 180 mil millones a financiar planes sociales; microcréditos para emprendedores de la economía social; y créditos y subsidios de, por ejemplo, el Programa RecuperAR con el que el ministerio financia máquinas, herramientas e insumos para que 18.000 trabajadoras potencien su producción por medio de la autogestión.

Solo para el programa Potenciar Trabajo este año se destinarán 112 mil millones de pesos. Los beneficiarios cobran unos 12.636 pesos por mes, aunque en julio hubo un bono extra de 6.000 pesos.

En muchos casos, esos ingresos se complementan con otros programas como la Tarjeta Alimentar que cobran 2,3 millones de familias, para quienes también Desarrollo Social destinará este año 184.800 millones de pesos. O la Asignación Universal por Hijo, que paga 5.063 pesos por mes por cada menos de 18 años a unas 4,4 millones de personas.

Los beneficiarios del Potenciar Trabajo brindan una contraprestación trabajando en tareas de cuidados y servicios socio-comunitarios; reciclado y servicios ambientales; construcción, infraestructura social y mejoramiento barrial y habitacional; agricultura familiar y producción de alimentos; producción de indumentaria y otras manufacturas y comercio popular.

Según pudo saber este medio de fuentes oficiales, se apunta a que entre este año y 2022, al menos 300.000 de las 800.000 personas que cobran un plan social se inserten en el mercado laboral.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.