En el último día del año, el presidente Alberto Fernández se tomó el trabajo de cuestionar a una parte del periodismo al que responsabilizó, entre otras cosas, de “querer dividir a la Argentina”. El primer mandatario hizo las polémicas declaraciones durante una extensa entrevista con el periodista Gustavo Sylvestre, al que ubicó dentro “de ese otro periodismo más comprometido que también existe”. Y diferenció: “Hay un periodismo alocado que necesita terapeutas para sacarse el odio que cargan encima. Existe un periodismo de ese tipo que, además, responde a intereses, claramente. Pero creo que la gente poco a poco va descubriendo ese periodismo”.

Luego opinó: “Existe un periodismo que debería repensarse seriamente que lo único que hace es provocar el desaliento para con los argentinos por el odio que tienen respecto de Cristina, del peronismo, de mí, no sé. Dicen cosas que realmente no tienen sentido”.

Tras hablar de la situación de Vicentín y de las protestas que generó el fallido intento de intervención, el mandatario apuntó contra “Canal 13, Clarín y La Nación”, a los que responsabilizó de “promover los banderazos” a los cuales “la sociedad a veces se deja llevar”. Además, agregó: “Nos llaman tiranos, dictadores, dicen que somos Venezuela y ahí están, ellos ahora sin trabajo (por Vicentín) y los diarios siguen vendiendo”, sentenció.

Fernández puso como ejemplo la reforma jubilatoria que aprobó el martes el Congreso, que implica un nuevo ajuste para los haberes, y también el operativo de vacunación contra el coronavirus que comenzó el martes con la llegada de 300 mil dosis de la Sputnik V desde Rusia. “Distribuimos la vacuna de acuerdo a la cantidad de habitantes que tiene cada provincia. La Ciudad de Buenos Aires fue la segunda o la tercera que más vacunas recibió. ¿Qué publican?: ‘Alberto castigó a la Ciudad de Buenos Aires y a Larreta’. Me pongo a leer y dicen que la castigué porque supuestamente tienen más médicos. No lo puedo creer”, dijo.

Para concluir, explicó: “Esa vocación de dividir, de hacernos separar, de hacer naufragar el proyecto, de hacer naufragar a la Argentina. La verdad, lo que necesitan esos periodistas es que los atienda un psiquiatra y les haga entender que viven en una comunidad que necesita que por favor dejen de dividirnos. Cuando estuvimos unidos, pudimos llevar todos juntos la pelea contra el coronavirus. Y los diarios hacen lo imposible para que eso no ocurra”, apuntó.

No es la primera vez que Alberto Fernández lanza dardos contra el periodismo. En abril, el Presidente había retuiteado en su cuenta personal de Twitter un mensaje del periodista ultra K Dante López Foresi que contenía un insulto contra el periodista Jonatan Viale.

Segunda ola

Este jueves, Fernández calculó que la segunda ola de coronavirus llegará a nuestro país en marzo, adelantó que en los próximos días se analizarán nuevas restricciones para limitar la circulación y no descartó que las fuerzas de seguridad salgan a “disipar a la gente” en las calles.

“Vamos a dejar pasar el fin de año y a partir de la semana que viene vamos a mirar con lupa a ver cómo resolvemos esto”, dijo en relación a la reunión que mantuvo en la víspera con Kicillof, y Rodríguez Larreta, para analizar la situación en el Área Metropolitana de Buenos AIres (AMBA).

“Tenemos que estar atentos porque la segunda ola es producto de un virus que ha mutado y que, he leído, ha llegado por ejemplo a Chile, por lo cual tenemos que ser muy cuidadosos con los que entrar a la Argentina porque el virus este viaja en avión”, explicó.