Durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner "se realizaban vuelos en avión con el único fin de llevar los diarios a los nombrados desde esta ciudad a las ciudades de Río Gallegos y El Calafate, como así también otros elementos que no se encontraban relacionados con la función pública", determinó el juez Claudio Bonadio en base a una serie de testimonios, según consignó Clarín.

Ex pilotos de la flota de aviones presidenciales durante los mandatos de Néstor y Cristina Kirchner terminaron de prestar declaración testimonial la semana pasada ante el magistrado.

Todo se dio en el marco de una causa que se creó para determinar si hubo vuelos que trasladaban diarios durante los fines de semanas que los ex Presidentes descansaban en el sur. Algunos testimonios señalaron, incluso, que en algunas ocasiones "junto con los diarios, se llevaban también muebles".

La investigación para determinar si "durante los años 2003-2015 inclusive se efectuaron viajes con la flota aérea presidencial desde la ciudad de Buenos Aires a las ciudades de Río Gallegos y El Calafate con finalidades que excedieran las atribuciones con las que cuenta el Poder Ejecutivo", fue abierta por la fiscal Alejandra Mangano.

El ex piloto del T01 Sergio "Potro" Velézquez. (Foto OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz)

La sospecha es que se hayan malversados fondos públicos. Por eso, Bonadio requirió que se inicie una investigación, y fue en ese contexto que se llamó a declaración testimonial a José Luis Bustos, Humberto Trerotola, Carlos Martín González y José Alberto Luna, para que "aporten mayores datos en relación a los traslados de los diarios" desde Capital Federal al sur. Todos ratificaron que hubo vuelos con el único fin de "llevar diarios a Santa Cruz".

Según señalaron fuentes judiciales a Clarín, la semana pasada también brindó su testimonio Sergio "Potro" Velázquez, ex piloto de la flota presidencial. Fue él quien ratificó que los fines de semana cuando Néstor y Cristina Kirchner descansaban en Santa Cruz, "se llevaban los diarios en el avión que estuviera disponible", dijo ante Bonadio. Además, reveló que era indistinto el avión que utilizaban. A veces podía ser el Tango 03, y otras aeronaves de la flota presidencial.

"Teníamos un vuelo que le decíamos 'el diariero' porque volábamos los fines de semana –sábado, domingos y feriados– y en general sólo trasladábamos los diarios despegando generalmente a las 6 de la mañana desde Aeroparque. Los vuelos se realizaban solo cuando la familia presidencial se encontraba en el sur y podían ser a El Calafate o Río Gallegos. Las personas que viajaban en el avión a El Calafate o Río Gallegos iban con sus valijas o bolsos con ellos, no las despachaban", indicó uno de los testimonios.