Wyley Simpson viajaba con su pareja por Estados Unidos cuando comenzó a tener náuseas matutinas.


Una pareja de dos hombres estadounidenses, uno trans, crían a su primer hijo que fue engendrado por uno de ellos, que solía ser una mujer.

Se trata de Stephan Gaeth y Wyley Simpson, papás del pequeño Rowan, que viajan junto a su perro en una camioneta por las rutas de Estados Unidos.

Hace unos meses, Wyley comenzó a tener náuseas matutinas, lo que sorprendió a los dos hombres, ya que hacía años que él estaba en tratamiento para “masculinizar” su cuerpo con testosterona.

El embarazo fue una sorpresa, tanto para ellos como para los médicos, pero después de varias pruebas fallidas, el test dios finalmente positivo.

“Había estado haciendo la transición durante seis años, y tenía que dejar de tomar testosterona, por ejemplo. Además, había llegado a un punto en el que estaba bien con mi cuerpo y no quería retroceder. El embarazo es considerado una cosa femenina para hacer. Era algo de lo que estaba tratando de alejarme”, dijo Wyley.

Sin embargo, poco después, tras las ecografías que les mostraron a su bebé, la pareja decidió seguir adelante con el proceso y convertirse en papás.

Hablamos mucho, nos preparamos mucho. Fuimos al yoga prenatal juntos, vimos muchos videos en internet y resolvimos nuestro plan de parto juntos“, contaron. “La gente dice que los niños son caros, pero son sólo los pañales y la fórmula. Todo lo que les importa a los nenes es la atención de sus padres y jugar”, dijo Wyley.






Comentarios