River logró una clasificación épica a la final de la Copa Libertadores al vencer 2-1 como visitante a Gremio de Porto Alegre. Sin embargo, un factor extrafutbolístico podría dejar al elenco de Núñez eliminado.

En las últimas horas trascendió que el conjunto brasileño podría protestar a la Conmebol para que le den por ganada la serie de semifinales. ¿El motivo? Desde el cuadro "gaúcho" aseguran que el DT del Millonario, Marcelo Gallardo, violó la suspensión que pesaba sobre él y que no le permitía acompañar a sus dirigidos en ningún momento del partido.

Gremio tiene 24 horas para hacer el reclamo formal al máximo ente del fútbol sudamericano. Según el artículo 56 del reglamento de Conmebol, uno de los tres motivos para reclamar el resultado de un partido es el de "cualquier incidente grave, establecido en el presente Reglamento, que haya tenido incidencia en el resultado del partido".

En ese sentido, en el equipo de Porto Alegre consideran que la charla que Gallardo dio a sus jugadores en el entretiempo tuvo incidencia en el partido. "River infringió el reglamento en la casa de Gremio", sostuvo el presidente del club, Romildo Bolzan, en declaraciones publicadas por Toda Pasión.

Lo cierto es que el "Muñeco" fue captado por las cámaras de televisión saliendo del vestuario. El propio entrenador admitió más tarde haber incumplido la sanción: "Me tomé el atrevimiento de bajar (desde el palco al vestuario) porque creía que lo necesitaban los jugadores y yo también lo necesitaba. Incumplí una regla, lo reconozco y la asumo. Pero era lo que necesitaba, no me arrepiento para nada".

Por este motivo, Gallardo podría enfrentarse a una suspensión aún mayor. En River dan casi por hecho que se perderá la primera final (el próximo miércoles 7 de noviembre). Mientras tanto, cruzan los dedos para que el castigo no sea aún mayor.