El 80% de las personas pueden contagiarse en algún momento el virus del papiloma humano (VPH). Qué hacer.


Tener el virus del Papiloma Humano (VPH o HPV en inglés) es una infección muy común que afecta tanto a las mujeres como a los hombres. De hecho, según los especialistas, el 80% de las personas se van a contagiar en algún momento de la vida con alguno de los más de 100 tipos de VPH que existen.

“Es un virus muy frecuente, contagiarse de HPV no es ningún drama y no todos son muy agresivos”, dice la doctora Juana Mauro, presidenta de la Sociedad Argentina de Patología del Tracto genital Inferior y Colposcopia a VíaPaís.

Y explica: “Se han clasificado en virus de alto riesgo, que son los que tienen una capacidad muy alta de producir cáncer. Hay virus de riesgo intermedio, que son agresivos pero no tanto y hay otros de bajo riesgo, que en general producen lesiones benignas, que no llegan al cáncer casi nunca, pero que producen molestias como lo son las verrugas genitales”.

¿Cómo se transmite el VPH?

La vía más habitual, según los especialistas, es a través de las relaciones sexuales.

“Se contagia tanto por el sexo vaginal, anal y oral. Hay mucha gente que por ahí piensa que teniendo sexo oral prevén de contagiarse y no es así. Hoy se sabe que el VPH, además de producir cáncer de cuello uterino -el más común en las mujeres- puede producir cáncer de vagina, vulva, ano, boca y un montón de otras lesiones”, aclara Mauro.

En la Argentina, según el Ministerio de Salud de la Nación, en base al último dato de 2018 de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (IARC/WHO), se diagnostican alrededor de 5.000 casos por año de cáncer cervicouterino.

Si bien los especialistas destacan que en la mayoría de los casos de VHP es el mismo organismo el que elimina la infección, existen casos en que la infección puede evolucionar y si es causada por un tipo de VPH de alto riesgo, provoque cáncer.

En este sentido, es importante la prevención. En primera instancia, las vacunas y los controles médicos. En el caso de las mujeres, con simple pruebas como un papanicolaou (PAP) y/o una colposcopia realizadas de manera periódica se pueden detectar infecciones.

“Aunque uno contraiga un virus de alto grado, si se tiene una vida más o menos sana y además se hacen los controles anuales, nunca va a llegar a tener un cáncer por tarda muchos años en desarrollarse -aclara Mauro-. Incluso si llegara al cáncer, cuanto más precoz sea la detección más fácil es el tratamiento, que igualmente hoy se controla y se salva la vida”.

Preservativo.

¿Quiénes son las personas que se tienen que controlar?

  • Aquellas que tengan cualquier tipo de relación sexual -con o sin penetración-.
  • Las mujeres después de los 20 años o luego de 3 años de haber iniciado las relaciones sexuales.
  • Se debe consultar también ante cualquier verruga o molestia en la zona genital.

Además de la prevención primaria, Mauro remarca la importancia de la educación. “La gente tiene que saber que si tiene relaciones sexuales con muchas personas que no se cuidan, aunque no le vean nada, se pueden contagiar VPH”, dice Mauro.

Y añade: “El preservativo es excelente para disminuir la capacidad de contagiarse pero no es todo: protege mucho de todas las lesiones que se transmiten por el semen, como el HIV y las Hepatitis- pero no tanto el VPH, ya que se transmite por el contacto de piel a piel o de mucosa a mucosa”.

Médicos Google

¿Googleamos los resultados?

Desde la institución médica remarcan que adelantarse a interpretar un resultado a través de buscadores como Google es un “verdadero problema”.

“Hay mucha gente que entiende mal y se traumatiza porque por ahí lee ‘tengo VPH, no puedo tener relaciones sexuales nunca más’ y no es nada así. Uno puede enterarse de las cosas pero lo que siempre debe hacer es una consulta con un médico que le ponga el resultado en contexto y resuelva así el problema”, explica Mauro.

¿La clave entonces?

Controlarse periódicamente aunque uno no sepa que tiene VPH y “tener conciencia de lo que uno tiene que hacer nada más que eso”, dice la especialista.

“Nadie tiene que sentirse mal porque tiene VPH, ya que en algún momento el 80% de la gente se contagia, ni tampoco pensar que la persona que lo contagió es mala y hay que ponerla en un leprosario ya que probablemente lo hizo sin darse cuenta”, concluye la especialista.

HPV

En la Argentina, la vacuna contra el VPH está incluida en el Calendario de Vacunación para mujeres de 11 años o que nacieron a partir de 2000 y para varones de 11 años y que nacieron a partir de 2006.

A partir de 2017, el Ministerio de Salud oficializó que la vacuna sea también obligatoria para los varones. “Se vio que no tiene sentido que cuidar a uno y no a otro, porque también los varones pueden tener cáncer de pene, ano, boca, entre otros”, explica Mauro.

Desde Fundación Huésped iniciaron #VosPodésHacerlo para concientizar sobre la importancia de la vacunación. Cabe destacar que es gratuita, está disponible en los Centros de Salud y Hospitales Públicos y son dos dosis separadas por al menos 6 meses y sin la segunda, no hay protección.





Comentarios