El juez Julián Ercolini decidió embargar los bienes de los hijos de Cristina Kirchner, Florencia y Máximo, del ex Presidente y también los cedidos por su madre en marzo de este año por la causa Hotesur.

La medida incluye 16 inmuebles, un vehículo y la participación societaria en tres empresas. Aparte, se dio lugar al embargo de los hoteles Alto Calafate (de Hotesur) y La aldea, propiedad de Los Sauces SA.

El embargo se pide como medida preventiva y señalando que se están investigando maniobras de "lavado de activos" en la causa y a su vez, cuál es el origen de los fondos con los que se adquirieron dichos bienes.