Marisol Ghiraldi se llamaba la víctima de este aparente femicidio. La Justicia busca el testimonio de otra mujer baleada por el presunto agresor.


A una semana de la muerte de una joven que había sufrido quemaduras en el 60% de su cuerpo, la Justicia rosarina confirmó que dichas lesiones fueron la causa del deceso y busca corroborar graves antecedentes sobre violencia de género en torno a su su pareja.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron este lunes los resultados de la autopsia del cuerpo de Marisol Ghiraldi, quien pasó cinco días internada en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) mientras su esposo de 29 años era apuntado por tentativa de femicidio.

En el informe que recibió el fiscal Ademar Bianchini se destacan los indicios de que la muchacha de 23 años pudo haber cursado un embarazo poco tiempo atrás. El dato coincide con los testimonios de las amigas de la víctima, quienes afirman que Yamil López la golpeaba con frecuencia y recuerdan que ella había estado esperando un hijo que finalmente no llegó.

Marisol tenía tres hijos de 3, 4 y 7 años fruto de una relación previa. Según fuentes consultadas por Rosario/12, los investigadores solicitaron las historias clínicas de centros de salud en los que posiblemente ingresó debido a las agresiones del joven de 29 años que está detenido actualmente.

El último elemento que baraja la Fiscalía a la hora de reconstruir el perfil de López es el llamado que recibió el tío de la joven de parte de una mujer que estuvo en pareja con el imputado y actualmente vive en otra provincia. De acuerdo a los familiares, la testigo se mudó luego de ser baleada por el sospechoso hace 11 años en barrio La Cerámica, cuando era apenas una adolescente y recibió un disparo en la columna. Ahora la unidad de Homicidios Dolosos deberá definir si puede verificar la acusación e incorporar la declaración al expediente.





Comentarios