Las primeras versiones indican que las llamas se habrían desatado por una vela encendida. Además, la alarma para estos casos sufrió una falla y no se activó. 


Un incendio de grandes dimensiones se desató esta madrugada en el barrio neoyorquino el Bronx, lo que obligó a movilizar un importante operativo de seguridad que según medios estadounidenses involucró casi 200 bomberos, aunque no se reportaron víctimas.

El siniestro fue calificado por el Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) como un incidente de nivel 5, según el sistema de alarma numerado que utilizan para referirse a la gravedad y la dificultad de contener un incendio.

La calificación de ese nivel implicó el despliegue de un gran equipo de respuesta compuesto por 44 móviles y 198 bomberos responden, según informaron medio locales.

A través de su cuenta oficial en la red social Twitter, el FDNY informó que al llegar al lugar de incendio encontraron “condiciones de fuego pesado, condiciones de humo pesado en las 7 tiendas” del barrio del Bronx.

“El edificio está totalmente destruido” informaron las autoridades destacaron el “éxito de que no tenemos heridos” ni entre civiles ni bomberos.

“La mala noticia es que tenemos una pérdida total de un edificio y siete empresas han perdido su local” durante el incendio que “aún no está controlado”, agregaron. 

En las primeras informaciones sobre las causas del incendio, el cuerpo de bomberos afirmó que se trató de “un hecho accidental” y su origen habría estado en una vela encendida y la falla de la alarma para incendio que no se activó.




Comentarios