La dirigente social Milagro Sala, detenida en el penal de Alto Comedero de la provincia de Jujuy, escribió una carta a jueces y fiscales donde se considera una "presa política" y afirma que su detención y posterior encarcelamiento fueron decididos "por el gobernador Gerardo Morales".

En el escrito también denuncia que "el juez Pullen Llermanos le propuso varias veces a detenidos canjearles la libertad por una declaración contra mi persona".

Al dirigirse a jueces y fiscales, indica: "La persecución no es sólo contra mi persona, sino contra mi familia y contra los compañeros y compañeras de la Tupac que no han traicionado a la verdad ni a sus convicciones".

Además, Sala sentenció: "Parece un mal suelo del que no puedo despertar".

Milagro Sala acumula varias causas ante la justicia jujeña. La más importante, la denominada Megacausa, investiga un desfalco superior a los 700 millones de pesos en relación con la construcción de viviendas sociales.

En otra causa, a cargo del juez Mercau, se la investiga bajo los cargos de "asociación ilícita, fraude y extorsión" por el desvío de fondos nacionales para obras de vivienda.

Asimismo, fue investigada en una causa por tentativa de homicidio y encubrimiento, tras la denuncia de un cooperativista que aseguró que la líder de la Tupac lo mandó a él y a otro hombre a matar a otra persona, de apellido Cardozo, en el año 2007.

En otra causa por lesiones graves fue denunciada por haber ingresado a la fuerza con 20 personas más al Ministerio de Infraestructura de Jujuy.

Enfrentó un juicio y fue condenada por el escrache al gobernador Morales en 2009 y atravesó un proceso judicial por el acampe durante casi dos meses en la plaza Belgrano de la capital provincial.