Unas 3,4 millones de personas compraron dólares en septiembre dentro del cupo de hasta u$s200 que permite el cepo cambiario, demandando al Banco Central unos 631 millones de dólares.

Así lo informó este viernes el Banco Central al dar a conocer su informe sobre la Evolución del Mercado de Cambios y Balance Cambiario de septiembre, un mes que fue “partido” en dos dado que el 16 comenzaron a regir nuevas restricciones cambiarias.

Según fuentes consultadas por Vía País, el impacto real del cepo reajustado se sintió recién en octubre dado que en septiembre cuando se impusieron las restricciones, la gran mayoría de los ahorristas ya habían comprado su cupo.

El lunes que viene, 2 de noviembre, se renueva la posibilidad de comprar divisas vía home banking, por lo que la demanda volverá a incrementarse fuertemente. Las reservas no sufrirán el impacto en tanto y en cuanto los ahorristas dejen los billetes depositados en las entidades.

Banco central de la nación Argentina Casa de cambio Foto Federico Lopez Claro

Las personas humanas compraron de forma neta 803 millones de dólares. De ese total, 631 millones fueron en billetes para atesoramiento. Este universo se redujo un 16% respecto de agosto, dijo el Banco Central.

Y señaló: “Esto es como consecuencia de los cambios normativos introducidos a mediados de septiembre”. El 16 de ese mes la autoridad monetaria anunció mayores restricciones y se agregó se elevó la carga impositiva del 30% al 65% sobre el precio minorista de la divisa.

El resto de las divisas que demandaron las personas humanas, unos 130 millones, fue para gastos efectuados con tarjetas por consumos en el exterior. Este segmento de la demanda cayó 62% interanual dado que no había turismo emisivo en el marco de continuidad del cierre de fronteras por la pandemia de COVID-19.

“En cuanto a la cantidad de operadores, casi 3.400.000 de individuos compraron billetes, mientras que unas 83.000 vendieron, con compras y ventas per cápita por 192 y por 143 dólares, respectivamente”, dijo la autoridad monetaria.

En agosto habían sido 4 millones los individuos que compraron dólares para atesorar. En julio habían sido 3,9 millones; en junio, 3,3 millones; en mayo habían sido 2,4 millones de individuos; en abril, 1,2 millones; en marzo sólo 435 mil; en febrero, 455 mil; y en enero, 615 mil.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.