Un equipo de la Universidad de Bristol demostró con un nuevo estudio que la vacuna contra el coronavirus que está desarrollando la Universidad de Oxford y AstraZeneca funciona según lo planeado. Esto se da luego de que un voluntario muriera en Brasil.

Tal como informa Clarín, estos investigadores desarrollaron un método para comprobar que la inoculación contiene todas las partes necesarias para replicar la composición de Covid-19 y así entrenar al sistema inmunológico para combatir la enfermedad.

"Este es un estudio importante, ya que podemos confirmar que las instrucciones genéticas que sustentan esta vacuna, que se está desarrollando lo más rápido y seguro posible, se siguen correctamente cuando entran en una célula humana", afirmó quien dirigió la investigación, el doctor David Matthews de la Facultad de Medicina Celular y Molecular de Bristol.

Aseguran que la vacuna de Oxford funciona cuando entra en las células. (Foto: Dado Ruvic/REUTERS)

Y agregó: "Hasta ahora, la tecnología no ha podido proporcionar respuestas con tanta claridad. Pero ahora sabemos que la vacuna está haciendo todo lo que esperábamos. Eso es una buena noticia en nuestra lucha contra la enfermedad".

La clave está en la "proteína de pico" (spike protein) del coronavirus SARS-CoV 2, que produce el Covid-19. Una vez que se obtiene, el sistema inmunológico reacciona entrenando al sistema inmunológico para identificar la real infección de Covid-19.

"El estudio confirma que se producen grandes cantidades de spike protein de coronavirus con gran precisión. Esto explica en gran medida el éxito de la vacuna en la inducción de una fuerte respuesta inmune" afirmó Sarah Gilbert, profesora de vacunología en la Universidad de Oxford y líder del ensayo de la vacuna.

Esta información se conoce un día después de que un hombre que participaba en los tests muriera en Brasil. Según el diario O Globo y la agencia Bloomberg, el voluntario había recibido un placebo y no la vacuna activa. De este modo, los ensayos seguirán adelante.