La última reunión de Alberto Fernández con infectólogos ocurrió en la Casa Rosada, exactamente el 28 de septiembre. Allí, el Presidente recibió junto a su equipo a los especialistas Pedro Cahn, Javier Fariña, Gabriel Kessler, Santiago Levin, Tomás Orduna y Alicia Stolkiner. El motivo de la convocatoria fue cómo seguir con las decisiones sanitarias frente al coronavirus.

Sin embargo, en las últimas horas fue Pedro Cahn, una de las figuras más resonantes en cuanto a los consejos a Alberto Fernández, quien se distanció de algunas medidas tomadas por el equipo de Salud. El Infectólogo retomó lo que dijo a La Nación: "Sólo damos sugerencias que a veces son tomadas y otras veces no. Para renunciar, como piden algunos, primero nos tienen que contratar. Ponemos a disposición artículos, novedades científicas y cuando nos reunimos con las autoridades sanitarias intercambiamos opiniones".

En este sentido, el director científico de la Fundación Huésped, explicó que "en todo momento -y pueden revisar mis declaraciones desde el principio de la pandemia- he planteado que nosotros funcionamos como asesores externos, no remunerados, del Ministerio de Salud. Emitimos opiniones, no tomamos decisiones. No las tomamos en marzo y no las tomamos ahora tampoco".

Pedro Cahn (Foto: Clarín)

En diálogo con Clarín manifestó: "Si quieren saber cuál es la posición de los miembros del comité asesor es la de un documento que emitimos hace 15 días con la necesidad de hacer cierres en lugares donde corresponda, intensificar los programas de testeo y hacer una política enérgica de rastreo".

El médico explicó en Radio con Vos: "Con un millón de casos no estamos peor que con 990.000 ni la realidad cambia mucho con 1,1 millón. Es un número muy alto de contagios y una cantidad importante de personas fallecidas. Los números redondos sirven para marcar agenda, pero no pasa por ahí".

¿Es momento de analizar las decisiones? Para Pedro Cahn en un futuro se dará "la profunda reflexión que nos merecemos y que debe partir de los poderes políticos nacionales, provinciales y municipales, y de los profesionales que trabajamos en esto que de buena fe asesoramos y nos equivocamos como se equivoca todo el mundo, pero seguramente algunos medios de comunicación también tendrán que mirar hacia adentro y ver de qué manera contribuyeron".

"No todas las provincias se prepararon bien”, sostuvo en referencia al crecimiento exponencial de los casos en el interior del país. Y consideró que algunas provincias “pusieron policías en las fronteras pensando que con eso paraban la epidemia y no aprovecharon el tiempo para fortalecer los equipos de salud y armar equipos de testeo y rastreo de contactos, que sigue siendo el talón de Aquiles en la lucha de la pandemia”.

Al ser consultado en la entrevista con Radio Con Vos por el impacto de la cuarentena tan extensa, afirmó que "la respuesta es contrafáctica" y que si no se hubiera hecho de manera temprana habría desbordado el sistema y en "vez de hoy hablar de 25.000 muertos estaríamos hablando de 100.000".