El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró que la policía bonaerense "está tranquila", después de las protestas de días pasados por cuestiones salariales y que no habrá más "policía local".

Además, en declaraciones a TN dijo que "responde a directivas y órdenes" de Axel Kicillof. "No tengo trato con el Gobierno nacional más que por la gestión, y un funcionario nacional sabe que el que pone y saca en la provincia es el gobernador. Soy un ministro que responde a directivas y órdenes del gobernador de Buenos Aires", sostuvo.

Sobre las protestas

"La policía está tranquila como el día que empezó el conflicto, y no podemos hacer una generalización de lo que pasó. Fue una protesta que se venia expresando en las redes sociales como una ola que avanza en una playa de surfistas. Los más avezados se subieron rápido y cuando la ola llegó a la orilla arrastró a cuanto surfista estaba esperando", opinó sobre el reclamo.

Policias en Puente 12 La Matanza durante las protestas policiales por un aumento . Policia Bonaerense . Fotos Federico Lopez Claro

Sin embargo, destacó que "no hubo ningún alzamiento policial, la mayoría (de los agentes) estuvo trabajando y protegiendo, fue un sector minúsculo de la policía, que no puede ser policía, porque se incorporó en seis meses".

Sobre quienes llegaron a protestar a la Quinta de Olivos, dijo que fueron "82 policías de la Superintendencia de Zona Norte" y afirmó que, aunque según su criterio eran pocos, el hecho "es gravísimo" y aseguró que "por supuesto" van a recibir sanciones.

No más policía "local"

Además atribuyó las manifestaciones a una disputa por representación sindical dentro de la fuerza, y señaló que algunos de ellos "no pueden ser policías".

"Es un sector minúsculo de la Policía, que nosotros venimos diciendo que no puede ser policía. Es gente que se incorporó en seis meses, se les dio un informe y un arma", dijo, y apuntó contra el exgobernador Daniel Scioli por reclutar a esos efectivos.

La Policía bonaerense reclama frente a la quinta de Olivos (Clarín)

"Después esa policía tenía un plan de carrera, y en 2016 y 2017 deberían haber tenido los cursos de perfeccionamiento para ascender, que no se hicieron", reveló.

Añadió que "las policías locales están fracasando y estuvieron cuatro años a la deriva. Se repartieron 600, 700 u 800 efectivos con solo cuatro comisarios que no tuvieron el control. El comisario sabe el desastre que son cuando llegan a sus destinos".

"Más allá de todo eso, esa es la policía que tenemos y que no podemos ocultar", declaró, y agregó: "No va a haber más Policía local. Está, sigue trabajando, es una realidad, pero hay que profesionalizarla".

Con información de Télam.