Un grupo de vecinos de Castelar se enfrentó a una familia de usurpadores que se instalaron en una casa de calle Aristóbulo del Valle que estaba vacía, con intenciones de tomarla.

Según publicó TN, varios vecinos se reunieron frente a la casa y les exigieron a los intrusos que se fueran. Estos se defendieron con palos y hasta hubo una motosierra en escena.

Allí llegó incluso uno de los propietarios de la casa, sobrino de la dueña que murió en 2018. Dijo a TN que la sucesión de los bienes está inconclusa desde entonces.

"Mi tía murió hace un año y medio. Quedó su casa porque ella no tenía hijos. Varios sobrinos quedamos como herederos. Un vecino nos dijo el viernes a la tarde que había gente adentro. Cuando llegamos, ya había un tumulto", contó el hombre.

Y continuó: "Nueve personas entraron. Hicieron una conexión clandestina de gas. Pusieron un candado en el portón. Ellos decían que eran jardineros que venían a limpiar. En un momento se rompió la cadena. Se tranquilizaron y se escaparon, pero no sabemos si están demorados o no".

Y otro vecino contó: "Cuando se fueron, se fueron tan apurados que se olvidaron a la abuela. De repente, salió la abuela con la pava del mate, después la vinieron a buscar".

Mientras, otro hombre que había colaborado con el desalojo aseguró: "A mí también se me metieron en la casa, hicieron papeles de titularidad con una escribanía. La señora Andrea Roldán es de San Miguel, trabaja para UPCN Moreno, ella es la líder".