Fuentes consultadas por Vía País explican que los estudios realizados en el exterior no confirman la efectividad del tratamiento.


El tratamiento con plasma de pacientes recuperados de covid-19 se convirtió en una luz de esperanza ante el temor por el aumento de casos positivos de coronavirus en el país. Sin embargo y pese a algunos resultados auspiciosos, desde el Ministerio de Salud de la Nación salieron a advertir que la transfusión de plasma no representa una cura y que su efectividad aún no está comprobada.

Daniel Fontana, coordinador de medicina transfusional del Ministerio de Salud, explicó en diálogo con Vía País que se creó un registro de ensayos clínicos que tiene el objetivo de “evaluar la efectividad del plasma, porque no está acreditada”.

Daniel Fontana. (crédito: Presidencia)

En ese sentido, la Clínica Mayo de Estados Unidos publicó un informe en base a 20.000 pacientes transfundidos, sin obtener evidencia al respecto. “En nuestro pais dan por hecho que el plasma es definitivamente efectivo y no es así, entra en la misma consideración que cualquier medicamento evaluado”, advirtió Fontana, quien dijo que el estudio más avanzado que se llevó adelante en la Argentina en relación al tratamiento con plasma fue en el Hospital Italiano con 300 pacientes.

Justamente, la postura de la cartera sanitaria conducida por el ministro Ginés González García es que el plasma no representa una cura para el covid-19 y que en la actualidad no es más que un signo de interrogación que hay que investigar.

“Los ensayos están orientados a evaluar la posibilidad de que el plasma sea efectivo en etapas iniciales, cuando el paciente no presenta lesión pulmonar; esos anticuerpos lo ayudan a bloquear el virus y evitar que progrese. El plasma ayuda a los infectados en la etapa evolutiva de la enfermedad”, dijo el coordinador.

Foto: Asaad NIAZI / AFP.

Además, Fontana hizo énfasis en la carga genética de los pacientes y puso de referencia un estudio que se realizó en Europa sobre 12.000 transfundidos: “Tuvo menos de un 1% de efecto no deseable. Hay enfermos, no enfermedades; hay pacientes que nunca fumaron un cigarrillo y tienen cáncer de pulmón, acá también tiene que ver qué predisposición genética tiene el paciente. En ese estudio quedó demostrado que los pacientes de grupo sanguíneo A tienen un 50% mas de posibilidades de complicarse que los que son 0, aún hay mucho por dilucidar”.

Al ser consultado sobre si existe alguna relación entre la efectividad del plasma y la potencial vacuna contra el coronavirus, Fontana dejó en claro que son cuestiones que van por andariveles distintos. “Tratamientos como la transfusión de plasma son inmunizaciones pasivas; en cambio, con las vacunas les das virus atenuados o virus muertos y se llama inmunización activa, porque el cuerpo genera los anticuerpos”, aclaró.




Comentarios