El resultado se obtuvo de una encuesta realizada por Vía País y D´Alessio IROL y Berensztein en el mes de junio en Salta, Azul y El Calafate.


A horas de cumplir 100 días desde el inicio de la cuarentena en Argentina, Vía País junto a D´Alessio IROL y Berenstein realizaron una encuesta sobre el rol del Gobierno para frenar la pandemia y el impacto de sus medidas en ciudades representativas del territorio nacional. De esta forma, se le hicieron las mismas preguntas a personas de El Calafate, el la Patagonia, de Salta, en el noreste y de Azul, en la provincia de Buenos Aires.

Sobre el manejo que realizó el Gobierno para evitar la expansión del coronavirus en comparación con otros países, tanto en El Calafate (86%), como en Salta (83%) y en Azul (91%), los encuestados manifestaron una muy amplia conformidad con las medidas generales llevadas adelante por la administración de Alberto Fernández.

En cuanto a la comparación de los efectos de la pandemia sobre al economía con respecto al resto del mundo, existe un marcado descenso en la valoración sobre si las medias fueron las acertadas, aunque superando el 50% en El Calafate y Azul y por debajo del 40% en Salta.

También en las tres ciudades se valora la manera en que el Gobierno fue comunicando las novedades en torno a la pandemia.

El 56% de los salteños entienden que el sistema de salud está preparado para enfrentar al Covid-19, al igual que el 62% de los azuleños y el 71% de los calafateños.

Aislamiento preventivo y la economía

En El Calafate, luego de más de 90 días transcurridos desde el inicio de la cuarentena, y a pesar del relajamiento por parte de la población en su acatamiento, 7 de cada 10 consultados aún la consideran como el camino para reducir el contagio. En Salta y Azul, 8 de cada 10 personas están convencidos de la importancia del aislamiento para prevenir una mayor expansión de los contagios.

Sin embargo, a pesar de apoyar la cuarentena, 7 de cada 10 encuestados en las tres ciudades aseguran que sufrirán una caída económica, pero confían en que tardarán entre 6 meses o poco más de un año en recuperarse. A pesar de esto, casi la mitad de los consultados expresa mayor preocupación ante un posible contagio que ante las complicaciones desde el plano económico Entre el 85 y el 90% de los encuestados aseguran que se vieron perjudicados en algún aspecto de su vida personal, sobre todo en el ámbito laboral y familiar.

Para finalizar se le consultó a los encuestados cuándo creían que se encontrará una solución definitiva por la llegada de la vacuna o un tratamiento efectivo y la respuesta fue contundente: la amplia mayoría cree que podría tardar más de un año.




Comentarios