Los descensos de temperatura facilitan el contagio de la enfermedad.


La pandemia de COVID-19 se originó en China, y luego se propagó por diferentes países del hemisferio norte, principalmente, donde estaban en pleno invierno. Afortunadamente, el coronavirus llegó a la Argentina más tarde y en época de verano.

Sin embargo, este sábado 21 de marzo comenzó el otoño y con él, las temperaturas irán descendiendo progresivamente. ¿Cómo afectará esto la propagación del virus? Según los especialistas, se espera que entre abril y mayo se toquen los picos máximos de diseminación del virus.

En conferencia de prensa, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, sostuvo: “Abril y mayo tendrán el pico máximo y luego irá descendiendo. La curva dependerá de las medidas tomadas y del comportamiento social“. Las medidas fueron tomadas este jueves, cuando el Presidente anunció una cuarentena total obligatoria en todo el país hasta el 31 de marzo. 

Este jueves el Presidente anunció la cuarentena obligatoria.

Lo cierto es que durante el invierno, siempre se registra un aumento en el contagio de enfermedades virales como la gripe, que si bien es una infección común, puede resultar muy severa en grupos de riesgo. El motivo de este incremento de casos en esta época del año tiene que ver con que en épocas de frío, hay mayor hacinamiento. 




Comentarios