El objetivo es proteger al sistema y garantizar el acceso de toda la población a las prestaciones médicas.


El Gobierno nacional decidió este viernes reducirles los impuestos a los servicios de salud para que puedan afrontar con menores exigencias fiscales la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus Covid-19.

En el marco de la emergencia sanitaria, el Poder Ejecutivo decretó una serie de medidas destinadas al sector de la salud que incluyen la reducción de las cargas previsionales e impositivas para aliviar el impacto de la pandemia.

El objetivo, se informó oficialmente, es proteger al sistema y garantizar el acceso de toda la población a las prestaciones médicas.

La medida -dispuesta en el decreto 300/2020 publicado este viernes en el Boletín Oficial- busca apoyar y facilitar la operación de los prestadores en el marco de la emergencia que atraviesa el sistema sanitario.

Según lo dispuesto, se otorgará por 90 días un tratamiento preferencial a empleadores de las actividades relacionadas con la salud que incluye reducir al máximo las contribuciones patronales en establecimientos e instituciones respecto de los profesionales, técnicos, auxiliares y ayudantes que presten servicios en el sector.

Además, se reducen las alícuotas del impuesto sobre los créditos y débitos bancarios, de modo de asimilar a todo el sistema de salud al tratamiento vigente para obras sociales.

El decreto lleva la firma del Presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía, Martín Guzmán, y de Trabajo, Claudio Moroni.

La decisión ministerial se da en el marco de la declaración del brote de Coronavirus como una pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), luego de que el número de personas infectadas por COVID-19 a nivel global llegara a 118.554, afectando hasta ese momento a 110 países.

“En la Argentina los casos continúan aumentando, lo que representa el problema de salud más grave que hemos tenido en nuestra vida democrática”, consideró el ministerio de Economía para tomar la decisión.

La situación exigió la declaración de emergencia pública en materia sanitaria y la implementación de numerosas medidas y acciones imprescindibles para abordar la crisis, reforzar el sistema de salud, atender a sus trabajadoras y trabajadores y mitigar los efectos sociales y económicos adversos.

Y agrega: “Este ministerio de Economía, así como la totalidad del Poder Ejecutivo, se encuentra abocado a proteger a la sociedad argentina agotando las medidas y decisiones de política pública y movilizando toda nuestra energía y nuestras capacidades para lograrlo”.




Comentarios