Se trata del mayor aumento porcentual desde 1994.


Según informó la Secretaria de Seguridad Social, los salarios formales en Argentina registraron un alza del 7,1% en enero, frente a una inflación del 2,3%, lo que significó una mejora del 4,7 por ciento. Esto se debió a los aumentos de suma fija pautados por el Gobierno nacional y al cierre de varias paritarias.

El incremento salarial corresponde al índice RIPTE (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables), el cual registra los salarios de unos 10 millones de trabajadores en relación de dependencia, con aportes a la Seguridad Social.

Lo mismo se espera para febrero, con una inflación promedio del 2%. Sin embargo, la crisis mundial causada por el coronavirus seguramente impacte en la inflación de marzo.

De todas maneras, tal como informa Clarín, si tenemos en cuenta los últimos doce meses, los salarios formales acumulan una pérdida del 1,8%. Es que en enero de 2020, el sueldo bruto promedio fue de $53.070, un 50,1 por ciento más que los $ 35.362 de enero de 2019. Pero en esos 12 meses, la inflación promedio fue del 52,9%. En tanto, con relación a fines de 2015, la pérdida salarial es de casi el 18%.

La suba del 7,1% es el incremento mensual más alto desde 1994 cuando comenzó a elaborarse el RIPTE.




Comentarios