Lanata tomó una medida "particular" para evitar el coronavirus en la mesa de Mirtha

El conductor hizo reír a la diva. Enterate porqué.

Jorge Lanata en \
Jorge Lanata en \

El sábado, Mirtha Legrand contó con un único invitado, pero no se privó de tener una "mesaza". Llevó al siempre polémico Jorge Lanata, quien se encuentra en pleno proceso de recuperación de salud y ya de vuelta -aunque desde su casa- en Radio Mitre.

El conductor de "Lanata sin filtro" llegó con un traje rosa impactante (que contrastaba con el vestido de gala negro de su anfitriona) y un ramo de rosas.

La diva había iniciado su programa untándose alcohol en gel y advirtiendo que ella se lava las manos "entre 8 y 10 veces por día". El periodista, en cambio, mostró un humor optimista, incluso con uno de los temas más sensibles del momento: el coronavirus.

Mirtha quitándose el exceso de alcohol en gel, antes de recibir a Lanata. (Web)
Mirtha quitándose el exceso de alcohol en gel, antes de recibir a Lanata. (Web)

Apenas inició la conversación, Lanata le dijo: "Me tomaron la temperatura antes de entrar". "Sí, a mí también, con un aparatito en la frente", replicó ella.

Él añadió: "Vi en un reportaje de Clarín que querías estar a un metro y medio mío: vamos a medir". Fue entonces cuando sacó una cinta métrica, color verde, y midió la distancia.

"Estamos bien", afirmó, entre risas. "Muy bueno el gag, me tomaste de sorpresa", concluyó la "Chiqui", que en seguida cambió de tema y le preguntó por su salud.

Mirtha señaló que lo notaba más flaco, a lo que Lanata contestó que había bajado 35 kilos, durante la internación. "Cuando te duele, no tenés ganas de comer. Y la comida de hospital es un asco. (...) Había días enteros en que comía una fruta", detalló.

Además, relató que está haciendo una hora de actividad física por día, lo cual incluye tanto gimnasia, como kinesiología, masajes y osteopatía. "Me monté un Fleni en casa", ironizó (en referencia a la clínica donde estuvo internado).

El tema de la pandemia volvió a surgir. Mirtha señaló que ella constituía uno de los grupos de riesgo. Su interlocutor acotó que él también, debido a su trasplante, que lleva ya cinco años. Cada uno tiene, respectivamente, 93 y 59 años.

"Estoy asustada", fueron las palabras de la diva. Lanata intentó tranquilizarla. Primero, reflexionó que él también tiene miedo y que hay que aceptar que somos vulnerables. Sin embargo, también citó a un reconocido infectólogo a quien entrevistó, que le planteó que la enfermedad en sí no es tan grave, sino que muestra el estado lamentable de la salud pública.

"Se está sobreactuando un poco. Acá la gente entró a vaciar los supermercados, estamos un poco locos", concluyó el conductor.