Se trata del exagregado cultural Mohsen Rabbani, quien advirtió que no se presentará a declarar ante las autoridades judiciales.


El exagregado de la embajada de Irán en Buenos Aires y uno de los principales sospechosos por la voladura de la AMIA, Mohsen Rabbani, afirmó este viernes que el exfiscal Alberto Nisman fue asesinado.

“¿Por qué cuando Alberto Nisman tenía la oportunidad de testimoniar ante los diputados, que iban a hacer preguntas muy precisas, lo mataron? ¿Quién mató a Nisman? ¿Por qué ocultan la verdad? ¿Por qué quieren llevar a la cárcel a Delía porque viajó a Irán?”, planteó Rabbani en diálogo con Radio 10.

Y continuó: “Yo pienso que a Nisman lo mataron para que nadie se pudieran enterar de que tenía las manos vacías”.

Asimismo, Rabbani -sobre quien pesa una alerta roja- consideró que “no lo dejaron declarar, no dejaron que la gente conociera la realidad; cuando Nisman quiso ir a la asamblea nacional argentina, la noche anterior dijeron que había fallecido, que había muerto”.

Pese a pensar que se trató de un asesinato, el iraní también contempló la posibilidad de que lo hayan forzado a quitarse la vida porque “no tenía nada” contra los iraníes acusados de perpetrar el ataque.

Además, aseguró que el extitular de la AFI AMIA recibía financiamiento externo de Estados Unidos e Israel para apuntar contra Irán.

Al ser consultado sobre sobre la posibilidad de presentarse en la justicia argentina para ser indagado, fue claro: “No queremos perder el tiempo”.

Por último, el clérigo defendió el memorándum con Irán impulsado por la expresidenta Cristina Kirchner durante su segundo mandato: “Quiso resolver el tema y no la dejaron”.

De acuerdo a la investigación llevada a cabo por el propio Nisman, Rabbani fue una figura clave en la planificación del ataque terrorista contra la mutual judía que dejó 85 muertos en 1994.




Comentarios