El entrenador de los Rayados no pudo contener la emoción y recordó a Farid, quien murió trágicamente en 2006, a los 9 años.


En el mítico estadio Azteca, Rayados de Monterrey, el equipo de Antonio Mohamed le ganó 4-2 por penales al América y se quedó con el Apertura mexicano. Fue una noche especial para su entrenador, el argentino Antonio Mohamed, que le dedicó el campeonato a su hijo fallecido en 2006.

Antonio Mohamed celebra con el equipo. (Foto: Ginnette Riquelme/AP)

Cuando el argentino Leonel Vangioni anotó el penal consagratorio (la serie terminó 4-2), todos los jugadores salieron corriendo a festejar el quinto título de Liga para Rayados. Pero el ‘Turco’ rompió en llanto sentado en el banco de suplentes, con un rosario en sus manos.

Mohamed, que ya había sido DT del equipo entre 2015 y 2018, regresó este año con el objetivo de saldar una cuenta pendiente: el entrenador le había prometido gritar campeón con los Rayados a su hijo Farid, quien murió a los 9 años en un accidente automovilístico ocurrido durante el Mundial de Alemania 2006.

Luego del partido, el entrenador dijo sentir “una felicidad enorme” y destacó que “los jugadores sacaron lo que no tenían y dejaron todo en la cancha”. Finalmente, recordó a Farid y a sus padres, también fallecidos: “Deben estar haciendo un banquete de felicidad ahí arriba”.

Mirá los goles del encuentro:




Comentarios