Desde la Comisión Nacional de Regulación de Transporte explicaron cuál es el protocolo en esos casos.


A raíz del caso del chofer con 1,39 gramos de alcohol en sangre que estaba al volante de un micro que trasladaba a alumnos de la primaria Nº 141 de Rafael Castillo, volvieron a cuestionarse los controles a los conductores de micros de larga distancia. Pero en caso de querer solicitar una prueba de alcoholemia para un chofer, ¿qué se debe hacer?

Fuentes de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) le informaron a Vía País que los pedidos de fiscalización se pueden hacer a través del 0800-333-0300. En caso de llamar, este tipo de solicitudes deben hacerse con 72 horas de anticipación.

Van dos inspectores que verifican que las habilitaciones y los elementos de seguridad estén en regla. También, se le realiza a los conductores los test de alcoholemia y de sustancias“, explicaron.

Además, aseguraron que están “yendo a fiscalizar todos los pedidos que llegan”. En el caso de viajes provinciales, la CNRT hace los controles en conjunto con las autoridades locales, que “son las que intervienen en caso de encontrar alguna anomalía”.

Por su parte, “en los viajes que son interjurisdiccional actúa exclusivamente la CNRT”.

Haciendo hincapié en el caso del chofer alcoholizado, desde la CNRT detallaron que tenía licencia nacional Interjuridiccional -también llamada LiNTI-, por lo que le suspendieron la licencia de conducir. Y aclararon que el conductor profesional “después de 90 días inahabilitado, será reevaluado por médicos y psicólogos para ver si esté en condiciones de volver a manejar”.

¿Y en el caso de que el chofer esté alcoholizado? Una vez que se le suspenden la licencia, llaman a otro conductor, que es sometido también al test de alcoholemia, para seguir con ese servicio.




Comentarios