El niño ya conocía San Clemente y decidió no asistir, aunque luego se arrepintió, pero ya era tarde.


Entre las historias de todos los chicos que viajaban en el colectivo que volcó en la Ruta 2 y provocó la muerte de dos nenas de 11 y 12 años, destaca la de Román, el niño que no quiso asistir al viaje de egresados y se salvó así de la tragedia.

Cuando supo del viaje que harían sus compañeros de la primaria 41 de Benavídez, Román, que ya había ido a San Clemente con su familia, recordó que se había aburrido y por eso decidió no asistir. Sin embargo, a los meses se arrepintió, pero cuando quiso sumarse, no pudo hacerlo porque ya no había cupos disponibles.

Su mamá, Ruth, contó que ella le insistió para que viajara: “Quería que compartiera tiempo con sus compañeros, que los conociera más“, dijo a Telefe Noticias.

Pero luego de conocerse el trágico destino de los viajeros, Ruth reflexionó: “Estoy feliz porque mi hijo está acá. Me solidarizo con las familias de los chicos que perdieron la vida y los que están internados”, agregó.

La mujer contó que su hijo pasa la mayor parte del tiempo acostado en su cama desde que se enteró del accidente. “Estaba escrito que él no tenía que ir”, dijo Ruth.




Comentarios