Esta semana se celabraron los 30 años de la Declaración Universal de los Derechos del Niño y en el evento de UNICEF la protagonista de Stranger Things, Millie Bobby Brown, sorprendió con su discurso en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

"Los jóvenes están gritando a los líderes mundiales para que escuchen, escuchen y actúen", dijo la quinceañera que encarna a Eleven en la exitosa serie de Netflix, que es la embajadora de buena voluntad más joven.

Millie Bobby Brown en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York (@unicef).

Bobby Brown pidió a los niños que defiendan sus derechos, y que los líderes mundiales escuchen y actúen. "Normalmente son los grandes los que hablan de los derechos de los niños, pero hoy los jóvenes queremos ser los que llevan la conversación", señaló la actriz según detalla Clarín.

La joven desde muy chica sabía lo que quería y saltó a la fama a los 12 años al protagonizar la seria de conternido sobrenatural. Nació en España y vivió en Inglaterra pero ella quería llegar a Hollywood: le pidió a sus padres que vendan todo y la acompañen en su lucha por convertirse en actriz.

Bobby Brown como Eleven en Stranger Things (CULTURA NETFLIX).

Logró su cometido y sigue sorprendiendo al mundo con su seguridad y convicciones. Este miércoles se presentó en la ONU y no pasó desapercivida ya que habló sobre un tema que preocupa al mundo entero: el bullying.

Millie sostiene que se siente muy afortunada por la vida que tiene pero aseguró que en varias ocaciones se sintió muy vulnerable. "Un grupo de chicos me hicieron bullying en la escuela, recuerdo haberme puesto muy mal, la escuela solía ser un lugar seguro, pero ahora me daba miedo ir y no sabía a quién contárselo", contó.

Millie es Embajadora de Buena Voluntad por UNICEF (Angela Weiss / AFP).

Al mismo tiempo, habló sobre el bullying online que se vive hoy en día por el crecimiento de las redes sociales, un lugar "natural" para las nuevas generaciones. Con respecto a esto dijo: "Da mucho miedo ver que los mensajes que te escriben en tu teléfono están llenos de odio, que te amenazan. Con la ayuda de mi familia y mis amigos pude sobreponerme, pero hay millones ahí afuera que no son tan afortunados".

"No están solos, tienen derechos", fueron las últimas palabras del discurso de la actriz que aseguró que seguirá luchando como embajadora de la UNICEF para que estos sean respetados.