Se trata de Apofis 99942, un cuerpo rocoso que impactaría contra el mundo en los próximos años.


Con el nombre científico Apofis 99949 científicos de todo el mundo denominaron al asteroide que podría impactar en la Tierra en 2068. Desde hace al menos 15 años se descubrió que el cuerpo rocoso está direccionado para colisionar con la superficie terrestre, aunque no hay precisiones exactas sobre la fecha en la que producirá.

También conocido como “Asteroide del juicio final, en un primer momento este planeta menor fue designado “2004 MN4”. En junio de 2005 su orbita pudo ser calculada con mayor precisión y se determinó que la aproximación a la tierra ocurriría en abril de 2029.

A pesar de la certeza con la que se revelaron estos datos, hubo algunas divergencias entre los especialistas internacionales, en particular entre la NASA y sus pares rusos. Aún así hay algo en lo que muchos especialistas coinciden, casi entrada la década de 2030 Apofis pasaría cerca de la Tierra para entrar en una “cerradura gravitacional”, una zona del espacio que, al ingresar en ella, redireccionaría el cuerpo rocoso acercándolo aún más al planeta humano.

Esta última posibilidad habilitó a algunos astrónomos a determinar que, de ocurrir el ingreso al agujero gravitacional, el impacto sucedería el 13 abril de 2036, aplicando sobre la superficie una energía que podría alcanzar hasta unos 750 megatones de energía cinética, lo que se traduce en “la pérdida de vida de alrededor de diez millones de personas en apenas un segundo“, según detalló el medio Crónica.

Otras posibilidades: el último informe presentado en la 43ª edición de las Lecturas académicas sobre cosmonáutica, algunos investigadores predijeron que Apofis se acercará al planeta a 16 millones de kilómetros en 2044, a 760.000 kilómetros en 2051, a cinco millones de kilómetros en 2060 y a 100.000 kilómetros en 2068.

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, presentó un proyecto de ley para regular e impulsar la exploración y explotación de minerales en el espacio, con la idea de que esto traerá inversiones extranjeras a la Argentina.

La minería espacial consiste en la posibilidad de explotar minerales y demás compuestos (incluidos hidrocarburos) en asteroides y planetas, con el fin de ser extraídos hasta la órbita cercana a la Tierra para su posterior procesamiento.

El proyecto, que se encuentra en situación de trámite parlamentario, habilita a toda persona humana o jurídica argentina a explotar con fines comerciales minerales ubicados en el espacio o provenientes de asteroides, actividad que requerirá un permiso previo.

Por su complejidad, el proyecto fue remitido a tres comisiones: Minería, Energía y Combustibles, Ciencia y Tecnología; y Presupuesto y Hacienda.

“Iniciativas como la que propongo serán generadores de nuevas inversiones y oportunidades de trabajo en la Argentina.




Comentarios