El presidente electo, Alberto Fernández, se reunió este miércoles con Braian Gallo, el joven de 22 años que se desempeñó como autoridad de mesa en las pasadas elecciones y que fue blanco de prejuiciosas burlas en las redes sociales por su aspecto.

Brian, que trabaja en una cooperativa que sanea arroyos y ayuda como voluntario del Club de Futbol Casa 2000, llegó a las oficinas de la calle México acompañado de su mamá, su pareja, su hija y otros integrantes de su familia.

Brian Gallo, el fiscal de mesa discriminado (Web)

"Todos somos Braian", advirtió el electo presidente a través de su cuenta de Twitter para salir en defensa del joven y remarcó: "El país que se viene va a dejar atrás los prejuicios y la discriminación".

Mientras tanto, tras la reunión, Brian envió un mensaje: ​"Que seamos todos humildes y que tomen todos de ejemplo a esto que está pasando", dijo.

Todo comenzó a partir de una foto que le sacaron el domingo, sentado detrás de una urna, en la escuela de la localidad bonaerense de Moreno en la que fue designado como autoridad.

Con esa imagen, los usuarios de las redes sociales comenzaron a burlarse de la apariencia del joven, a quien llevaron a calificar como "pibe chorro".

"Si votás en Moreno no lleves cosas de valor", "Votá porque te robo", fueron algunos de los mensajes que circularon para descalificar al joven. El nivel de discriminación fue tal que primero se pronunció la intendenta electa de Moreno, Mariel Fernández.

"No se quien sacó esa foto. Podría ser un fiscal de otro lado, o podría ser un votante del barrio, que se cree diferente. Brian fue presidente de mesa, fue convocado por la junta electoral para esa tarea y no es la primera vez que lo hace. Tengo el enorme orgullo de contarles que participa de nuestro espacio político", dijo la referente del Frente de Todos.