Es compañero de la activista sueca Greta Thunberg, que con 16 años convocó a manifestaciones en favor del medio ambiente en todo el mundo.


Bruno Rodríguez, de 19 años, estuvo junto a la activista sueca Greta Thunberg en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York. “Nuestra generación tendrá que enfrentar los problemas que están creando los líderes actuales”, advirtió. Al lado del Secretario General, Antonio Guterres y la activista ecológica más importante y joven de los últimos tiempos, el muchacho argentino reclamó este sábado en la ONU a los líderes del mundo que actúen ante la emergencia del cambio climático.

“Nuestra generación será la que tendrá que enfrentar los problemas que están creando nuestros líderes actuales y no vamos a permanecer impasibles esperando el futuro. Ahora es el momento de que nosotros seamos líderes también”, exclamó Bruno en el auditorio. Es estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad de Buenos Aires e integrante de la agrupación Jóvenes por el Clima que sigue las huellas de la activista de la adolescente de 16 años  Greta Thunberg. Este sábado estaba sentados juntos en la Cumbre de la Juventud de la ONU con el Secretario General del organismo.

Antonio Guterres el Secretario General de la ONU habla junto a Greta Thunberg y Bruno Rodríguez en la primera convención de la ONU sobre el cambio climático de la juventud. Foto: Stephanie Keith/AFP

El joven ganó un concurso entre 7.000 participantes en el que se otorgaron 100 plazas para viajar a los eventos relacionados con la Cumbre de Acción Climática que tendrá su día clave este lunes y contará con la presencia de varios jefes de Estado y Gobierno como Narendra Modi de la India, Emmanuel Macron de Francia, Boris Johnson del Reino Unidos y Angela Merkel de Alemania, entre otros.

El discurso de Bruno, según Clarín, fue respecto de “la importancia que tiene la crisis climática-ecológica, como una lucha vinculada a la promoción y defensa de los derechos humanos y su relación intrínseca con las políticas de justicia social y la relación de la Argentina, en el contexto internacional”.

Bruno Rodríguez, antes de asistir al plenario en la ONU. Foto: Ivan Couronne/AFP.

“Hay que incluir las voces de nuestra generación en el proceso de construir caminos para tener un planeta habitable. El clima y la crisis ecológica es la crisis política de nuestro tiempo, la crisis económica de nuestro tiempo y la crisis cultural de nuestro tiempo”, expresó frente al auditorio.

“La comunidad científica es muy clara. Estamos enfrentando una emergencia sustancial y nuestros líderes tienen la obligación de hacer cambios radicales. Pero el cambio no sucede generalmente de arriba hacia abajo, pasa cuando millones de personas demandan un cambio”, aseguró.

A raíz de las masivas manifestaciones en varias ciudades del mundo para alertar sobre la emergencia climática. Más de cuatro millones de personas se movilizaron en cientos de ciudades. Nueva York reunió unas 250.000 y también hubo grandes marchas en Berlín, Londres, Kenya, Manila, Kampala y Río de Janeiro.

Bruno pidió a los líderes del mundo llevar adelante cambios “radicales” sobre el medio ambiente. Foto: Stephanie Keith/ AFP.

“Hay diferentes contextos y diferentes demandas”, dijo Bruno en la ONU. “Vengo de un país de Latinoamérica. La historia de nuestra región es la de cinco siglos de saqueo. Para nosotros, el concepto de justicia ecológica y medioambiental está ligado al de derechos humanos, justicia social y soberanía nacional en relación a nuestros recursos naturales”, añadió.

Entre las amenazas ecológicas que Bruno ve en Argentina contó que el país “no tiene legislación en la utilización de agroquímicos. Para regular las industrias de los agroquímicos nos basamos en fallos judiciales. Tampoco se respeta la ley de bosques, no hay una criminalización directa a las entidades que no cumplen con estas reglamentaciones. Es necesario trabajar la crisis climática y ecológica como un tema de salud pública”.

Por último, en la ONU, concluyó que “debemos dejar de exigirle a los líderes políticos que escuchen a los científicos, sino que tenemos que pedirles que actúen”.




Comentarios