La iluminación del único templo religioso destruido durante los ataques a las Torres Gemelas será uno de los emblemas que marcará un momento emotivo durante las ceremonias alusivas al 20mo aniversario de esa tragedia. Si bien la “zona cero” fue completamente ocupada por nuevos proyecto, el templo tiene un valor simbólico especial.

//Mirá también: 11 de septiembre: el servicio secreto de Estados Unidos publicó fotos inéditas del atentado

La iglesia fue destruida por los escombros que caían de los edificios. Fue el único templo religioso destruido en el ataque. Veinte años después, se sigue trabajando en su reconstrucción y la iglesia es una especie de símbolo de lo que aún no se ha hecho en la zona cero.

Si bien el sector está totalmente renovado e incluye una plaza con dos gigantescas fuentes que recuerdan a las víctimas del atentado en los sitios que ocupaban las torres, no se han completado la iglesia, dos rascacielos -incluido uno llamado a ser el segundo edificio más alto de la ciudad- y un centro cultural.

11 de septiembre: cómo está la "zona cero" a 20 años del atentado a las Torres Gemelas(Archivo)

El sector, no obstante, está lleno de vida. Se completó una nueva torre en el 2014, que es el edificio más alto de Nueva York, y hay desde hace años un Museo y el Monumento a las Víctimas del ataque. En el 2016 fueron inaugurados una enorme estación de trenes y un centro comercial. También surgieron tres nuevos rascacielos en reemplazo de otros edificios destruidos en el ataque.

La iglesita de San Nicolás, no obstante, tiene un valor simbólico especial. “Cuando nos dimos cuenta de que San Nicolás había sido destruida, pensamos que había algún mensaje, que las víctimas no fallecieron solas’', dijo Anthoula Katsimatides, quien perdió a un hermano en el atentado. “Recuerdo que mi madre nos decía que John y las demás víctimas estaban siendo abrazadas por San Nicolás’'.

“La zona cero es en todo el mundo asociada con el odio y la violencia’', dijo el religioso. “Una de nuestras responsabilidades es restablecer la reputación de la religión como un factor que une a la gente’'.

“Es un ícono conmovedor, porque, al final del día, para superar nuestro odio tenemos que perdonar a quienes acabaron con nuestros hermanos y hermanas’', dijo Karloutsos.

Con información de AP.