Le envió una carta documento al exjuez para que se retracte por sus dichos. Además, habló del llamado de Mauricio Macri a Cristina Kirchner.


El ministro de Justicia, Germán Garavano, manifestó que el exjuez Carlos Rozanski le pidió que aceptara su renuncia y rechazó las acusaciones que indican que lo presionó para renunciar a su cargo.

Ya le he enviado una carta documento, es un mamarracho, vino a pedirme que le aceptáramos la renuncia”, dijo Garavano en declaraciones radiales sobre la denuncia que realizó para que el exjuez se retracte de todos sus dichos.

Rozanski había difundido una serie de audios en los que daba a entender que Garavano lo había presionado para renunciar a su cargo -hecho que sucedió en 2016-.

Sobre el caso del falso abogado Marcelo D’Alessio, el ministro aclaró que “hay gente” que quiere involucrarlo en esa causa e hizo referencia a la aparición de la abogada de Leonardo Fariña, Giselle Robles, quien fue citada a declaración indagatoria por el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

Hubo una reunión que pidió la propia abogada quien solicitó entrar en protección de testigos, esa es mi única vinculación”, expresó sobre Robles, a quien se la acusa de participar en la orientación de las declaraciones de Fariña para involucrar a diversos funcionarios y exfuncionarios.

Por su parte, la resolución del magistrado manifiesta: “Se habrá de dejar sin efecto la aceptación de Giselle Robles como parte querellante ya que la ley procesal no admite la posibilidad de ejercicio de los roles contrapuestos en un mismo proceso por parte de un mismo sujeto”.

Además, en relación a la figura del fiscal Carlos Stornelli en el caso D’Alessio, afirmó que “lo natural es que se presente ante el juez si es convocado”.

Garavano también habló del llamado del Gobierno a la expresidenta Cristina Kirchner para acordar diez políticas públicas a largo plazo. “Es una base para dialogar, no necesariamente un acuerdo para ser firmado, es para tener algunos compromisos para trabajar juntos”, opinó.

Por último, se refirió a los dichos de la diputada Elisa Carrió, quien lo tildó de “imbécil”, y consideró que “tienen estilos muy diferentes”.

Por la Corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios